Dimite en bloque el Gobierno holandés por la polémica de las ayudas a familias con hijos

Esas asignaciones afectaron principalmente a padres de origen migratorio y llevó a muchos a endeudarse para devolver a la agencia tributaria lo recibido durante años

Mark Rutte saliendo en bicicleta del Palacio Real
Mark Rutte saliendo en bicicleta del Palacio Real

Redacción

El Gobierno neerlandés presentó este viernes su dimisión en bloque por la polémica provocada por las ilegalidades administrativas en la asignación de las ayudas a familias con hijos, que afectó principalmente a padres de origen extranjero. El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, admitió que se ha «criminalizado a personas inocentes» cuando se acusó sin fundamento a 26.000 familias de defraudar a la Agencia Tributaria para lograr ayudas para el cuidado de sus hijos, lo que llevó a muchas a la ruina.

En una rueda de prensa posterior a una reunión con sus socios de Gobierno, Rutte confirmó que su dimisión como primer ministro no supone que vaya a dejar de liderar a los liberales (VVD) en las elecciones de marzo y, aunque su futuro está en manos del partido, subrayó que tiene «toda la confianza» en que seguirá como su cabeza de lista para ser reelegido dentro de dos meses, si se confirman las previsiones de las encuestas, recoge Efe.

Rutte reconoció que el informe de la comisión que investigó el escándalo de las ayudas a los padres es «duro, pero justo» y que las cosas «se hicieron terriblemente mal», porque «se ha criminalizado a personas inocentes, sus vidas fueron destruidas y el Parlamento recibió información incorrecta e incompleta».

Añadió que «esto no puede y no debe volver a salir mal» y lamentó que «el Gobierno no cumplió con sus propios altos estándares», lo que supone un «fracaso sistémico que no puede quedar sin consecuencias», según concluyeron de forma «completamente unánime» los cuatro partidos de la coalición.

Para el liberal, el Estado de derecho «debe proteger a sus ciudadanos de un Gobierno con poderes totales», lo que, según él, no ocurrió cuando, desde el 2014, la Agencia Tributaria empezó a enviar cartas a las familias con hijos para acusarlas de fraude, sin darles ningún argumento, y por mucho que justificaban su necesidad de recibir esas ayudas para pagar las guarderías de sus hijos, las autoridades fiscales seguían bloqueando los subsidios.

Más tarde, se demostró que la mayoría de las familias que había recibido esas cartas no tenía orígenes autóctonos, y que eran casi todos ciudadanos con orígenes marroquíes o turcos, que, además de ver bloqueada la subvención, se vieron obligados a devolver a la Hacienda neerlandesa decenas de miles de euros en plazos que no superaban unas semanas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Dimite en bloque el Gobierno holandés por la polémica de las ayudas a familias con hijos