El Gobierno asegura que España recupera el control sobre las cuestiones que afectan a Gibraltar después de «300 años»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Policías de España (d) y Gibraltar (i), en el paso fronterizo en La Línea de la Concepción.
Policías de España (d) y Gibraltar (i), en el paso fronterizo en La Línea de la Concepción. A.Carrasco Ragel | efe

González Laya afirma que las autoridades del Peñón «no podrán realizar controles de entrada en Schengen» porque que «los  implementa y los aplica» la policía española, aunque el ministro principal de la colonia lo niega. El Ejecutivo admite que ha sido necesario «aparcar la reclamación de la soberanía»

21 ene 2021 . Actualizado a las 09:23 h.

«Un punto de inflexión en nuestra relación con Reino Unido en lo referente a Gibraltar». Así ha definido la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, el preacuerdo alcanzado con el Reino Unido el pasado 31 de diciembre sobre Gibraltar como consecuencia de la consumación del brexit. La ministra está desgranando en el Congreso los detalles de ese pacto y los del propio acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido para regular sus relaciones futuras.

Soberanía

Respecto a la soberanía, González Laya ha admitido que para lograr el acuerdo ha sido preciso «aparcar las cuestiones de soberanía durante el tiempo necesario hasta que las circunstancias nos permitan abordarlas en beneficio de todos», pero ha precisado que España «no ha renunciado a la soberanía» y, por lo tanto, «no hemos renunciado a la cosoberanía»

 «Corresponsabilidad e interdependencia»

El pacto sobre Gibraltar prevé la integración del Peñón en el espacio Schengen, lo que permite retirar los controles y la desaparición física de la verja que separa el territorio de Gibraltar del español. Y, según la ministra, permite a España «recuperar el control» sobre las cuestiones que afectan al Peñón y acabar con «300 años de mantener reivindicaciones y ser ignorados», creando un «área de prosperidad compartida». «En vez del histórico más vale honra sin barcos que barcos sin honra, la Unión Europea nos está ayudando a salvar los barcos al tiempo que cambiamos los conceptos de honor y humillación por otros como la corresponsabilidad y le gestión conjunta de la interdependencia», ha afirmado.