Conte trata de apuntalar a su frágil Gobierno y proporcionarle estabilidad

Valentina Saini VENECIA / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Giuseppe Conte, el martes en el Senado
Giuseppe Conte, el martes en el Senado ROBERTO MONALDO

«Sería débil si hubiera una alternativa fuerte», dice un experto en Ciencia Política

21 ene 2021 . Actualizado a las 09:24 h.

Giuseppe Conte trata de apuntalar su Gobierno después de haber ganado el martes el voto de confianza en el Senado italiano, tras obtenerlo en la Cámara de Diputados el lunes. Pero si para el Gobierno de centroizquierda fue fácil conquistar la confianza de la Cámara (321 de 630), en el Senado las cosas resultaron más difíciles: solo 156 votos a favor y 140 en contra, más las 16 abstenciones de Italia Viva, el pequeño partido neocentrista fundado por el ex primer ministro Matteo Renzi tras dejar el Partido Democrático (centroizquierda) en septiembre del 2019.

El Gobierno de Conte sobrevive, pero la prueba impuesta por Renzi cuando retiró a sus dos ministras del Ejecutivo lo ha debilitado. En los palacios del poder en Roma las tensiones son altas. Fue evidente el martes en el Senado, donde los arcaicos rituales y la neurosis típica de la política italiana mantuvieron en suspenso a millones de ciudadanos: las invectivas de dudoso gusto de Salvini, los discursos crípticos de ciertos senadores, los gritos y la votación en el último minuto.

En cualquier caso, aunque el Gobierno de Conte pueda seguir gobernando, con unos números tan justos en el Senado tiene un camino muy difícil por delante. Sobre todo si no se llega a un acuerdo con Renzi. «La crisis del Gobierno de Conte sigue abierta», dice a La Voz Ettore Rosato, vicepresidente de la Cámara y coordinador nacional de Italia Viva. «Hemos garantizado que, como siempre, votaremos todas las medidas necesarias para hacer frente a la emergencia. Pero hace falta un cambio de paso, es necesario salir del inmovilismo», añade.