Kiko Rivera asegura que su madre le debe tres millones de euros

Martín Bastos

ACTUALIDAD

Ahora arremete además contra su tío Agustín, al que acusa de ser un «mantenido»

22 ene 2021 . Actualizado a las 09:07 h.

Cuando Kiko Rivera abrió la caja de los truenos de la herencia de su padre y cómo la ha estado gestionando su madre desde su muerte nadie pensó que el culebrón llegase a estos extremos. Lejos de intentar limar asperezas, la posiciones entre madre e hijo son cada vez más extremas, y la solución parece cada vez más complicada. El último paso del hijo de la tonadillera ha sido protagonizar la portada de Lecturas junto a Mila Ximénez, conocida archienemiga de Isabel Pantoja, soltando una verdadera bomba: «Mi madre me debe tres millones pero no quiero verla en la cárcel».

Hace dos meses que comenzó la guerra en el clan Pantoja y el disyóquey no deja de echar leña al fuego. «Según mis cálculos, mi madre me debe tres millones de euros aproximadamente». Eso sí, Rivera reclama el dinero, pero no piensa en tomar acciones legales contra su madre. Al parecer su estrategia pasa porque sus abogados intenten contactar con los de la artista con objeto de llegar a un acuerdo aunque todavía no saben quiénes son, por lo que parece una misión complicada. Sobre la mesa está la posibilidad de vender Cantora, la finca de Medina Sidonia en la que viven Isabel Pantoja y parte de su familia, herencia de Paquirri, y de la que a Kiko le pertenece el 47,6 %, según Colpisa. Así las cosas, si la cantante quisiera realizar algún tipo de operación con esta propiedad no tendría más remedio que contar con su hijo. Tampoco le salen las cuentas cuando habla de la hipoteca que firmó cuando su madre estaba en la cárcel y que asciende a 1,2 millones de euros: «Era para que mi madre pagara la multa o la fianza, no lo recuerdo», explica Kiko, de 36 años. Según su propio relato, la tonadillera llevaría más de un año sin pagar esa letra que, en definitiva, está a nombre de su hijo. Kiko afirma que ha levantado el último embargo que pesaba sobre Cantora y asegura que, actualmente, las deudas existentes son solo de su madre.

Kiko Rivera carga además contra la figura de su tío y representante ocasional de su madre, Agustín Pantoja, al que califica de «mantenido» y le recrimina que esté viviendo en su casa, aunque lamenta que la situación se haya degradado tanto con él ya que lo consideraba como un padre. «Soy yo el que no quiere el apellido Pantoja ni con agua caliente», sentencia.