La Generalitat desafía al Tribunal Supremo y vuelve a dejar en libertad a los presos del 1-O

El Govern facilita que participen en la campaña electoral catalana

En la imagen, de izquierda a derecha, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva
En la imagen, de izquierda a derecha, Jordi Cuixart, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva

Colpisa | Barcelona

Pocas horas antes del inicio de la campaña para las elecciones catalanas del 14 de febrero, la Generalitat concedió el tercer grado penitenciario a los presos del procés, salvo a Carme Forcadell, cuyo expediente aún no se ha resuelto porque en la cárcel en la que cumple la pena hay un brote de coronavirus. La decisión de la Generalitat llegó dos semanas después de que las juntas de tratamiento de las prisiones aprobaran la clasificación del régimen de semilibertad. El pasado 4 de diciembre, el Supremo anuló la anterior concesión de tercer grado decidida por el Departamento de Justicia de la Generalitat, que tiene las competencias de prisiones de Cataluña.

El alto tribunal, que fue quien juzgó y condenó a los líderes secesionistas, adujo para oponerse al tercer grado que era preciso que transcurriera un período de tiempo mayor que el que los presos llevaban entonces en prisión, más aún teniendo sus condenas (de 9 a 13 años). En cualquier caso, el Supremo no precisó cuánto tiempo sería necesario para que la medida no fuera considerada «prematura».

La obtención del tercer grado es de efecto inmediato. Los presos, por tanto, saldrán hoy viernes de la cárcel para ir a trabajar o hacer labores de voluntariado durante el día. Podrán pasar los fines de semana en casa. Pero sobre todo, podrán participar en los actos de la campaña.

ERC cuenta con Oriol Junqueras para los mítines y Omnium Cultural anunció un acto con «represaliados» con la asistencia de Jordi Cuixart para mañana al mediodía. Todo un golpe de efecto del Govern, de JxCat y ERC, que está por ver cuánto dura, pues la Fiscalía podría recurrir y el caso podría volver a quedar en manos del Supremo.

El independentismo se felicitó por poder contar con los líderes del procés en campaña, mientras que Ciudadanos lo calificó de «vergonzoso» y el PP avisó que el Supremo ya anuló la concesión anterior.

Calvo e Iglesias opinan diferente

Desde el Gobierno central, Carmen Calvo y Pablo Iglesias ofrecieron una versión distinta. «El Ejecutivo ni interviene ni opina», afirmó la vicepresidenta primera. El vicepresidente segundo, en cambio, sí opinó y aseguró que la «mejor noticia» para la democracia es que los «presos políticos» participen en la campaña catalana.

Iglesias apoya indultar a los líderes secesionistas y rechaza criminalizar a Junqueras y Puigdemont 

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, considera que el tercer grado a los presos del procés es la «mejor noticia para la democracia» y que trabaja para que el Gobierno pueda otorgarles los indultos, a la vez que aseguró que no va a participar en «ningún coro» que quiera «criminalizar ni insultar» a los exdirigentes catalanes Oriol Junqueras o Carles Puigdemont.

En declaraciones a TV3, recogidas por Europa Press, el también líder de Unidas Podemos respondió a la polémica generada por haber manifestado que Puigdemont era un exiliado cuando se le preguntó si su caso era comparable a los republicanos que abandonaron España por el franquismo. Explicó que su abuelo estuvo en la cárcel durante la dictadura de Franco, en condiciones «infinitamente peores» que los presos del procés y que los partidarios de la II República padecieron una situación «mucho más grave y dura» que la del expresidente Puigdemont.

Pablo Iglesias rechazó que tenga que utilizar «la moneda de su abuelo» para decir que Puigdemont, Junqueras o los jordis «son unos mierdas, unos corruptos o unos sinvergüenzas» y que no va entrar por ello en un «coro, que tiene muchos apoyos mediáticos de Madrid».

El Constitucional aplaza la resolución del primer recurso contra la sentencia del «procés»

La Voz

Avalará previsiblemente la competencia del Tribunal Supremo para juzgar a los líderes secesionistas ya que los delitos de rebelión y sedición afectan a todo el Estado

El Tribunal Constitucional (TC) ha aplazado hasta un próximo Pleno la deliberación del recurso que discute la competencia del Tribunal Supremo para juzgar a los líderes independentistas catalanes. Este debate se sustanciará en relación con el primer recurso que tiene previsto resolver el tribunal de garantías en relación con la sentencia del procés independentista en Cataluña, el presentado por la ex consejera de Gobernación Meritxell Borrás, penada con inhabilitación y multa.

Previsiblemente, según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, el TC respaldará la ponencia del magistrado Cándido Conde-Pumpido y confirmará la tesis del alto tribunal respecto a su competencia para entender de la causa por rebelión, una postura que ha sido defendida por la Sala presidida por Manuel Marchena desde el inicio del procedimiento.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La Generalitat desafía al Tribunal Supremo y vuelve a dejar en libertad a los presos del 1-O