La patronal del cigarrillo electrónico estudia medidas legales contra Sanidad

Sostiene que el ministerio hace una «campaña engañosa» en su contra


Madrid

La Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) ha anunciado que estudia medidas legales contra el Ministerio de Sanidad en respuesta a la campaña de «publicidad engañosa» promovida desde Sanidad, «que sugiere que vapear y fumar producen los mismos efectos nocivos para la salud», y, por tanto, pedirán una rectificación vía judicial.

«El ministro de Sanidad Salvador Illa nos ha ignorado hasta en cuatro ocasiones a lo largo del año que lleva en el Ministerio pese a su promesa de reunirse con las PYMES que componemos el sector. Esta posición tan extrema no la hemos visto en ningún otro Ministerio de Sanidad del mundo y ante las mentiras y la difamación estamos obligados a recurrir al amparo legal para solicitar por vía judicial una rectificación del Ministerio de Sanidad», afirma Arturo Ribes, presidente de la patronal.

A su juicio, Sanidad ha ignorado la «importante evidencia científica nacional e internacional», al tiempo que en su campaña Sanidad «se aleja de la línea seguida por otros países europeos». Para la patronal española, continúa, «el informe sobre cigarrillos electrónicos y la campaña de Sanidad del último año no solo incurre en falsas afirmaciones, sino que ocasiona un gravísimo perjuicio económico y reputacional para el sector de pequeñas y medianas empresas y crea confusión entre la ciudadanía».

La patronal española, que estará asesorada por el despacho Thomas de Carranza abogados, lamenta también el informe presentado el pasado mes de noviembre por parte del Ministerio de Sanidad sobre cigarrillos electrónicos. En él, la UPEV detecta «manipulación intencionada con el fin de dar continuación a la línea creativa de la mencionada campaña», además observa la «falta de análisis y consideración» de los numerosos estudios existentes.

El sector cifra en más de un 30 por ciento la caída de la facturación durante el año 2020 por la campaña de Sanidad que, a su entender, «ha alejado a muchos consumidores del uso de estos dispositivos y que, en su gran mayoría, han vuelto al consumo de tabaco convencional».

El número de neozelandeses que vapean para dejar de fumar crece

Nueva Zelanda vuelve a situarse en el foco de atención gracias a sus políticas en torno al vapeo. Si hace apenas unos días se ponía en marcha un nuevo marco normativo para regular el cigarrillo electrónico, ahora el país oceánico ha revelado los resultados de una encuesta donde afirma que cada vez son más los fumadores que echan mano a los nuevos dispositivos para abandonar de una vez por todas el tabaco.

El Departamento de Salud Pública de la Universidad de Otago, en Wellington, asegura eque entre 2016 y 2018 el uso de los cigarrillos electrónicos ha aumentado entre laspersonas que dejaron de fumar. Un 78 % de los usuarios emplea el cigarrillo electrónico para ello.

Los participantes de este estudio fueron seleccionados a partir de la Encuesta de Salud de Nueva Zelanda, donde se les preguntó acerca de su comportamiento ligado al vapeo, la percepción que mantienen sobre el mismo y cuáles son los motivos de su uso. Como parte del proyecto de Evaluación Internacional de Políticas de Control del Tabaco (ITC), la encuesta señala que los principales consumidores del cigarrillo electrónicos son principalmente jóvenes, de 18 a 24 años, que han dejado de fumar recientemente.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La patronal del cigarrillo electrónico estudia medidas legales contra Sanidad