Bárcenas exculpa a la actual dirección del PP, que se desvincula de la etapa de Rajoy

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Mariano Rajoy y Pablo Casado, en la convención nacional del PP del 2019
Mariano Rajoy y Pablo Casado, en la convención nacional del PP del 2019 BENITO ORDOÑEZ

Casado elude valorar las acusaciones y Maroto dice que quien la hace la paga

05 feb 2021 . Actualizado a las 08:55 h.

«Don Luis no quiere cargar contra un partido. Y mucho menos contra el actual PP y contra quienes hoy en día lo dirigen». La afirmación del abogado de Luis Bárcenas, Gustavo Galán, deja claro que los dardos de la confesión del extesorero del PP no se dirigen contra la actual dirección, sino contra Mariano Rajoy y José María Aznar, a los que considera responsables de que el partido incumpliera la supuesta promesa de impedir que su esposa, Rosalía Iglesias, ingresara en prisión. El escrito presentado por Bárcenas no alude a ninguno de los actuales dirigentes del PP, pero contiene cargas de profundidad contra Rajoy. Especialmente, la acusación de que destruyó personalmente la contabilidad B del partido y el que por primera vez admita que las donaciones de empresarios tenían el objetivo finalista de obtener contratos a cambio de mordidas.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

En lo que afecta al cobro de sobresueldos, Bárcenas señala a Rajoy, Dolores de Cospedal, Federico Trillo, Pío García Escudero, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes, Javier Arenas, Rodrigo Rato y Jaime Ignacio del Burgo. Ninguno de ellos tiene ya un cargo en el PP. Aunque el líder popular, Pablo Casado, optó por el silencio y eludió valorar las acusaciones, la dirección del partido trató de compatibilizar la defensa de la honradez de Rajoy con la estrategia de desvincularse por completo de las etapas anteriores del PP. «Creo que Mariano Rajoy es una persona honesta», señaló el portavoz popular en el Senado, Javier Maroto, que sin embargo enmarcó las acusaciones en el «pasado remoto» y añadió que «si alguien ha hecho algo mal, da igual quien sea, que lo pague». Y el secretario tercero de la Mesa del Senado, Rafael Hernando, unos de los pocos supervivientes de la etapa de Aznar y Rajoy, aseguró que «no hay preocupación» por las acusaciones de un «delincuente».

 Contra Aguirre y Cospedal

Además de Rajoy, la otra exdirigente contra la que apunta Bárcenas es Esperanza Aguirre, sobre la que dice que la vio recoger personalmente dinero negro. Su abogado confirmó ayer que el extesorero pedirá al juez Manuel García-Castellón declarar en el caso Púnica, que instruye la presunta financiación ilegal del PP de Madrid, y se ofrece además a colaborar en todos los casos que afectan al PP, incluido el caso Kitchen. Bárcenas pretendería implicar a la exsecretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, en la contratación de su chófer, que acabó espiándole y sustrayéndole parte de sus documentos con pruebas contra el PP.