Casado rompe amarras con la etapa de Rajoy y dice que «ese PP ya no existe»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Acusa a Sánchez de filtrar la confesión de Bárcenas para dañar a su partido

06 feb 2021 . Actualizado a las 09:55 h.

«Ese Partido Popular ya no existe». Tras guardar silencio durante dos días en torno a las acusaciones del extesorero del PP Luis Bárcenas sobre la existencia de una financiación irregular del partido, el líder de los populares, Pablo Casado, reaccionó ayer de forma contundente, desmarcándose por completo de las etapas de gestión de sus antecesores José María Aznar y Mariano Rajoy, en las que se enmarcan las nuevas revelaciones del exresponsable de las finanzas de la formación. La estrategia de la dirección del partido es defender la presunción de inocencia de los anteriores equipos, pero sin asumir ninguna responsabilidad por los casos de corrupción que están ya en los tribunales.

 «No me temblará el pulso»

Casado se presenta precisamente como el hombre elegido por los suyos en un congreso «de regeneración» para «pasar página de cualquier conducta no ejemplar». Aseguró que desde que él está al frente del partido no se tolera ninguna «conducta no ejemplar». «No me va a temblar el pulso con cualquier persona que haga algo irregular», indicó, aunque añadió que tomará medidas contra los responsables «siempre que lo diga un juez» porque él no es un «justiciero».

Pero el desmarque de la cúpula popular de cualquier etapa anterior para desligarse de las acusaciones de Bárcenas llega hasta el punto de romper amarras con cualquier miembro de la anterior cúpula del partido encabezada por Rajoy, dando a entender que, al contrario que Casado, todos ellos podrían estar contaminados. «Si Pablo Casado no hubiera ganado las primarias, hoy el PP estaría en disolución», afirmó el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, en una andanada dirigida contra Soraya Sáenz de Santamaría, exvicepresidenta del Gobierno y rival de Casado en las primarias tras la dimisión de Rajoy, provocada por su destitución en una moción de censura. Según el número dos de los populares, los militantes del PP le dieron su confianza a Casado «para que dejara atrás todo esto y construyera el futuro del partido, que no merece pagar eternamente que personas se hayan aprovechado de sus siglas, como el señor Bárcenas».