JxCat interpreta los comicios como un plebiscito sobre el liderazgo independentista

ERC intenta aparcar las diferencias con su socio y apela al voto útil

La candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs, durante el acto de final de campaña en Barcelona
La candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs, durante el acto de final de campaña en Barcelona

Barcelona / Colpisa

Las elecciones catalanas estaban ideadas en un primer momento como un mano a mano entre JxCat y ERC. La batalla final por la hegemonía del independentismo, advertían ellos mismos, que incluso anticipaban que viviríamos la campaña más sucia de la historia, en palabras de Gabriel Rufián. Pero el efecto Illa disparó las alarmas, alguna encuesta alertó a los nacionalistas del riesgo de perder la mayoría en el Parlamento y la estrategia durante la campaña ha sido otra.

Junts y Esquerra se han dado, pero sin entrar en el cuerpo a cuerpo, como han escenificado en los debates televisivos. Esta ha sido una constante durante los años del procés. Las relaciones entre los dos socios son muy malas, aunque son capaces de soportarse pues hay un bien superior, la mayoría independentista. Así lo reconoció la candidata de Junts a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs, que además calificó estas elecciones como un «plebiscito interno» en el mundo soberanista para decidir «cómo avanzar» en el desafío secesionista.

JxCat y ERC cerraron ayer la campaña electoral haciendo una llamada a la participación. El soberanismo confía en que su capacidad de movilización sea mayor que la de las fuerzas no nacionalistas y esa puede ser una de las claves de mañana, si la abstención acaba siendo 20 puntos o más superior a la del 2017.

Los mensajes finales antes de la jornada de reflexión se dirigieron a los indecisos. Ambos recurrieron a sus primeros espadas: los presos por parte de los republicanos y Puigdemont en el lado posconvergente. Esquerra puso el foco en el acento social y en llamar a votar para frenar al fascismo. «Nunca se había llegado a la votación con un porcentaje tan alto de indecisos, y seréis vosotros los que determinarán quién y cómo liderará la reconstrucción del país», según la carta publicada ayer por Oriol Junqueras, Marta Rovira y Pere Aragonès. Una apelación al voto útil soberanista aderezada con la alerta de que si el independentismo no conserva la mayoría absoluta, Illa no dudará en sumar con Vox. ERC ha tratado de convertir la campaña en un mano a mano con el exministro de Sanidad, pero ni el candidato socialista ni Laura Borràs lo han permitido.

Los republicanos han cargado contra sus socios por la condición de imputada por corrupción de Borràs. Dejaron caer al principio de la campaña que podrían vetarla. Pero con mayor o menor entusiasmo, JxCat y ERC se han comprometido a investir presidente de la Generalitat a quien gane entre ambos. Faltaría el concurso de la CUP o del PDECat, en función de cuál sea el resultado.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

JxCat interpreta los comicios como un plebiscito sobre el liderazgo independentista