Fallece a los 81 años por coronavirus Rodríguez Galindo, exgeneral de la Guardia Civil condenado por los GAL

Redacción LA VOZ

ACTUALIDAD

Rodríguez Galindo, saliendo de la Audiencia Nacional, donde tenía el lugar el juicio por el asesinato de Lasa y Zabala, en el año 2000
Rodríguez Galindo, saliendo de la Audiencia Nacional, donde tenía el lugar el juicio por el asesinato de Lasa y Zabala, en el año 2000 IGOR AIZPURU

Estaba ingresado hace un mes en un hospital de Zaragoza

14 feb 2021 . Actualizado a las 11:30 h.

El exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo falleció ayer en un hospital de Zaragoza en el que había ingresado hace un mes tras resultar infectado por coronavirus, según confirmaron fuentes de su entorno familiar.

El que fuera el mando del instituto armado más laureado en la lucha contra ETA pero que a la vez fue el oficial de mayor graduación condenado por la guerra sucia de los GAL, había sido trasladado a la UCI a principios de febrero, tras agravarse su estado de salud y sus problemas respiratorios a cuenta de la infección, que también contrajo su mujer. Galindo, que cumplió 82 años el pasado día 5 y que ya presentaba problemas cardiovasculares, llevaba varios días intubado, sin que los médicos lograran revertir sus situación. La imagen y el nombre del exgeneral se empezó a conocer a principios de los ochenta cuando pasó a dirigir la 513 Comandancia de la Guardia Civil, con sede en Intxaurrondo (San Sebastián), a la sazón el corazón de la lucha antiterrorista en esos años de plomo, en los que la Guardia Civil era la vanguardia contra ETA, pero también una de sus principales víctimas.

La llegada de Galindo a Intxaurrondo supuso un antes y después de la lucha contra la banda terrorista en España. En los quince años que dirigió la comandancia fueron detenidos más de 800 activistas y fueron desmantelados 90 comandos y grupos de colaboradores. Su gente tuvo un papel clave en la detención de la cúpula de ETA en Bidart en marzo de 1992, un golpe del que la banda nunca logró rehacerse y a que a la larga marcó la senda de su declive que a la larga significaría el declive y posterior final de la banda. Esos éxitos le valieron el ascenso a general y la aureola de ser el mayor especialista de la lucha ETA.