Clara Martínez, ex mano derecha de Barnier: «Ya no se negocia nada con Londres, aparte de Gibraltar»

Catalina Guerrero BRUSELAS / EFE

ACTUALIDAD

Zacarías García | Efe

«La fórmula jurídica es muy complicada» para encajar que la barrera entre España y la colonia británica «desaparezca» para la circulación de personas y de mercancías

16 feb 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

De los 30 años que lleva en la Comisión Europea, el último ha sido «intensísimo, agotador», pero valió «la pena» porque al final se logró el acuerdo con el Reino Unido. Clara Martínez Alberola, mano derecha de Michel Barnier en esa negociación «difícil», «complicada» y «tensa», es rotunda: «Se acabó, aquí ya no se negocia nada, aparte de Gibraltar».

«El protocolo [de Irlanda del Norte] no se negocia, el acuerdo no se negocia. Ya se acabó, aquí no se negocia nada, ya no se negocia nada, aparte de Gibraltar, eso sí», subraya en una entrevista con Efe Martínez Alberola, la única mujer que ha sido jefa de gabinete de un presidente de la Comisión Europea.

Así de contundente se muestra la ahora jefa en funciones del Grupo de Trabajo para las Relaciones con el Reino Unido -el equipo europeo que negoció y logró en la Nochebuena pasada el Acuerdo Comercial y de Asociación- ante las actuales exigencias de Londres a Bruselas de revisar el Protocolo de Irlanda, un anexo del Acuerdo de Retirada firmado en enero del 2020 y que consumó el brexit.

El Gobierno británico se escuda en la tensión social y política surgida en Irlanda del Norte durante las últimas semanas por los controles fronterizos y aduaneros que no existían antes del brexit, y que comenzaron el 1 de enero del 2021, justo al acabar los once meses del período transitorio en el que el Reino Unido ya era un país tercero pero seguía disfrutando de las normas comunitarias.

«Nosotros estamos dispuestos a ayudar a encontrar soluciones prácticas, flexibilidad al máximo, que se facilite la vida de Irlanda del Norte, del Reino Unido y de Irlanda. Estamos dispuestos a flexibilizar al máximo, pero respetando el protocolo», acotó Martínez Alberola (Valencia, 1963), experta en Derecho europeo.

El vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic y el ministro de Gabinete del Gobierno británico, Michael Gove, que presiden el comité conjunto de supervisión del Acuerdo de Retirada, se han reunido ya dos veces para tratar de rebajar la tensión añadida por la decisión de la UE de introducir hace dos semanas controles a la exportación de vacunas, también en Irlanda del Norte.

Esa medida de activar la cláusula de salvaguarda del protocolo de Irlanda fue «un error muy grave» («pero nunca se llegó a adoptar», precisa la eurofuncionaria), ya que abrió la caja de Pandora en la que se había acumulado la tensión del «trauma» causado por este «divorcio» tras 47 años de convivencia y por la «sensibilidad a flor de piel» de ambos durante las negociaciones.

La cuestión de Irlanda del Norte «será difícil»

La UE está convencida de que el Gobierno de Boris Johnson utiliza la baza del resbalón que supuso el anuncio de este reglamento -surgido de la «urgencia» y del «exceso de celo» de la Dirección General de Comercio por controlar a las compañías farmacéuticas que producen las vacunas del covid- para tratar de renegociar las disposiciones acordadas respecto a Irlanda del Norte.