Trump canta victoria tras la absolución y prepara su vuelta a la Casa Blanca

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Partidarios de Donald Trump durante un «Patriot Rally» en San Diego (California)
Partidarios de Donald Trump durante un «Patriot Rally» en San Diego (California) BING GUAN | Reuters

La absolución agudiza la crisis de identidad del Partido Republicano, mientras que Biden apunta que la «democracia es frágil» tras fracasar el juicio contra su antecesor

15 feb 2021 . Actualizado a las 08:43 h.

Donald Trump tardó poco en presumir de victoria tras salir absuelto de su segundo juicio político y avisar que su carrera política está más viva que nunca. En un comunicado publicado solo minutos después de la votación en el Senado -su cuenta en Twitter sigue clausurada-, el expresidente de estadounidense anunció que su movimiento «histórico, patriótico y hermoso» para «Hacer a EE.UU. grande de nuevo» solo «acaba de empezar». «En los meses venideros, tengo mucho que compartir con ustedes y espero continuar nuestro increíble viaje juntos para lograr la grandeza estadounidense para toda nuestra gente. ¡Nunca ha habido nada igual!», escribió.

Trump confirma así que sigue vivo en política y no renuncia a presentarse a las presidenciales del 2024. Apoyos no le faltan en el Partido Republicano, a pesar de la fractura que su figura ha provocado. La absolución del exinquilino de la Casa Blanca agudiza la crisis de identidad de la formación, que se divide entre quienes adoran al expresidente y los más apegados a la tradición de la formación.

En las cinco semanas transcurridas desde aquel intento de golpe de Estado, quienes pensaron que las estremecedoras imágenes del asalto al Capitolio pondrían a la opinión pública en su contra han comprobado que no. Trump sigue siendo tan popular como siempre y tiene el poder de hundir políticamente a cualquiera de ellos. Los vientos no han cambiado. Ante el miedo a perder su asiento y sufrir el repudio de su partido, la mayoría de los senadores republicanos votaron por absolver a Trump del crimen más atroz que pueda cometer un presidente: incitar a la insurrección para alterar la transición democrática y perpetuarse en el poder, informa Colpisa.