El casino que Trump levantó en Atlantic City, reducido a escombros

Su cierre en el 2014 se convirtió en símbolo del fin de la era del juego en Atlantic City y el proyecto estrella del magnate

Explosión controlada del Casino Trump Plaza, en la ciudad de Atlantic Cit
Explosión controlada del Casino Trump Plaza, en la ciudad de Atlantic Cit

Agencias

El Casino Trump Plaza, cobijo de famosos durante años y que se erigía en la ciudad de Atlantic City, en Nueva Jersey, ha sido reducido este miércoles a escombros en una explosión controlada en la que se utilizaron 3.000 cartuchos de dinamita y que fue seguida por los aplausos de las personas que se concentraron en esta ciudad de juego de la costa este de Estados Unidos. Su rival en las elecciones del 2016, Hillary Clinton, no dudó en colgarlo en Twitter.

«Es el fin de una era no tan grandiosa», dijo a The New York Times Jennifer Owen, que pagó 575 dólares en una subasta por un asiento de primera fila y lujoso desayuno en un edificio frente al mar con vistas a la demolición.

En apenas veinte segundos, se desmoronó la torre que un día el empresario y expresidente Donald Trump erigió como la joya de la corona de su imperio hotelero y por el que durante varias décadas pasaron músicos, actores y famosos, informa Efe.

«Todo el mundo, desde Hulk Hogan hasta Mick Jagger y Keith Richard, toda la gama de personalidades» pasó por este hotel, ha apuntado el director de eventos del casino desde su inauguración en 1984 hasta 1991, Bernie Dillon, citado por varios medios locales.

El jefe de bomberos de la ciudad, Scott Evans, ha explicado que se colocaron cargas explosivas en lugares estratégicos de la estructura que lo sustentaba, para que el peso lo hiciera caer sobre su base de manera vertical, con una pequeña desviación hacia el nordeste.

Sin embargo, el deslumbrante casino por el que también pasaron Madonna, Sean Penn, Barbra Streisand, Don Johnson o Muhammad Alí, entre otros muchos, no pertenecía al expresidente desde el año 2016, cuando fue adquirido por el millonario Carl Icahn, junto a otro casino que el expresidente todavía mantenía en esta urbe costera.

Ante el éxito del Trump Plaza, el empresario se lanzó a la construcción en 1990 del Trump Taj Mahal y dejó un poco de lado su primer y exitoso proyecto, según ha comentado al canal Abc6 el presidente de la principal sindicato de casinos, Bob McDevitt.

Pero las deudas y la mala gestión de ambos, sumado a la sobresaturación de casinos en la ciudad, obligaron al magnate a venderlos. El Taj Mahal, adquirido también por Icahn, continúa operando pero bajo una nueva marca: Hard Rock.

El cierre del hotel en el 2014 se convirtió en símbolo del fin de la era del juego en Atlantic City y el proyecto estrella del magnate.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El casino que Trump levantó en Atlantic City, reducido a escombros