De la operación Armada al 23F

Historiadores consideran que tenemos una visión global de lo que pasó ese día, pero subsisten incógnitas sobre lo sucedido los meses y días anteriores

Antonio Tejero, pistola en mano, en la tribuna del Congreso de los Diputados
Antonio Tejero, pistola en mano, en la tribuna del Congreso de los Diputados

Redacción / La Voz

Cuarenta años después del golpe que puso en peligro la democracia, aún subsisten incógnitas sobre lo que sucedió aquella noche, pero sobre todo acerca de los movimientos que se produjeron meses e incluso años antes. Dos libros, El 23-F y otros golpes de Estado de la Transición (Espasa), de Roberto Muñoz Bolaños; y Golpe de timón. España: desde la dimisión de Suárez al 23-F (Comares), de Alfonso Pinilla, proporcionan nuevos datos e interpretaciones.

Crisis gravísima

La «tormenta perfecta». En los 80 España sufre una situación gravísima, una crisis económica galopante como consecuencia de la subida de los precios del petróleo de 1979, que produce altas tasas de paro e inflación; un desencanto social creciente porque la democracia ha traído las libertades, pero no la prosperidad; y una crisis terrorista, los atentados de ETA crecen exponencialmente (92 asesinados en 1980), lo que genera «ruido de sables». Como dice Pinilla, «es una tormenta perfecta».

Antecedentes

La operación Armada. Desde 1977, un grupo de destacados políticos, militares, empresarios y periodistas conservadores van perfilando un proyecto para descabalgar a Adolfo Suárez de la presidencia y derechizar el proceso de cambio político. Ese conjunto de operaciones de la «transición paralela» cuaja en la llamada ‘solución Armada'», que aboga por la formación de un gobierno de concentración encabezado por el general monárquico, antiguo secretario del rey, con excelentes contactos con EE.UU. y el Vaticano.

El plan Golpista. El 23F

Supuesto anticonstitucional máximo. El plan de los golpistas era, en primer lugar, crear una situación grave, el asalto al Congreso por parte de Antonio Tejero, lo que los militares llamaban un «supuesto anticonstitucional máximo». Ante este acontecimiento desencadenante, que la División Acorazada Brunete ocupara Madrid y Jaime Milans del Bosch, Valencia, con la excusa de proteger a la población y mantener el orden. En ese escenario, los cálculos golpistas eran que el resto de capitanías generales se irían sumando. El último punto previsto era la presencia de Armada en la Zarzuela para presionar al rey, diciéndole que el golpe duro se había producido y procedía proponer un gobierno de concentración.

Las incógnitas

El Cesid, el rey, EE.UU. y el Vaticano. Sobre lo que sucedió el 23F tenemos una «visión global», aunque quede algún detalle por conocer, según Muñoz Bolaños. Pero hay zonas de sombra. Principalmente dos: hasta dónde llegó la participación de los servicios de inteligencia; y el papel del rey en los meses anteriores y durante el 23F. Si no solo conocía la «solución Armada», sino que también le dio el visto bueno, y si durante la noche del 23F autorizó al general a ofrecerse como presidente del Gobierno a los diputados. En tercer lugar, por qué Armada no se presentó a la investidura como candidato a la presidencia del Gobierno tras la dimisión de Suárez si al parecer contaba con apoyos políticos suficientes. Tampoco se conoce lo que sabían EE.UU. y el Vaticano acerca del la solución Armada y del golpe del 23F.

Trama civil

La «placenta». No hay trama civil, sino, según Muñoz Bolaños, «una operación militar desgajada de una civil, no tiene nada que ver con 1936, que fue un golpe militar con apoyo civil». Señala que «las operaciones de la ‘transición paralela' son civiles y tienen un brazo militar subordinado». Civiles son, en su inmensa mayoría, los que forman el gobierno Armada, que no consta que supieran que estaban en esa lista. Desde el 16 de febrero, «la operación queda en manos de los militares». Para Pinilla, «a lo largo del 80 se crea una gran placenta política del golpe».

Versión oficial del golpe

Tapar los contactos. El objetivo de la versión oficial que se establece en el juicio es, según Muñoz Bolaños, que «no se conociesen los contactos de Armada antes del 23F y cuáles eran sus apoyos».

El papel de Juan Carlos I antes y durante el golpe

ENRIQUE CLEMENTE, LA VOZ
Foto de archivo del rey Juan Carlos I
Foto de archivo del rey Juan Carlos I

¿Qué papel jugó Juan Carlos I antes y durante el golpe? Hay que remontarse a octubre de 1980, cuando la Zarzuela recibe un informe enviado por Armada, elaborado por un constitucionalista prestigioso, que dice que la solución a la grave crisis que sufre España es un Gobierno de concentración nacional presidido por una figura independiente, que podría ser el propio general. Sería un operación constitucional y aceptable para buena parte de la clase política y el propio rey, que consideraba que la gestión de Suárez no daba para más. «En ese momento el rey no impulsa a Armada a que ponga en práctica esa operación, pero tampoco evita que siga adelante», afirma Pinilla. «El rey conoce la ‘solución Armada' y no se opone», sostiene Muñoz Bolaños. Cuando la solución constitucional fracasa al dimitir Suárez, el 29 de enero de 1981, se acelera la vía anticonstitucional, mediante el asalto al Congreso. Hay una reunión del monarca y Armada el 13 de febrero que genera todo tipo de especulaciones. La hipótesis de Muñoz Bolaños es que el general explica a Juan Carlos I las diferentes operaciones golpistas que existían, entre ellas un golpe duro que se podría llevar por delante a la propia Corona, y le dice que tiene un plan para reconducir una situación como esa. Armada quiso usar esa conversación en el juicio como argumento para su defensa, pero el rey se lo negó y él lo aceptó. «Es muy probable que le autorizase a reconducir esa situación si se producía, pero eso es muy distinto a permitir dar un golpe de Estado», afirma Muñoz Bolaños. Para Pinilla, «no hay pruebas de que el rey le diera el visto bueno en esa reunión».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

De la operación Armada al 23F