Detenido el líder opositor de Georgia, tras seis días atrincherado en la sede de su partido

Melia está acusado de organizar los desórdenes que estallaron en Tiflis en junio del 2019

Centenares de manifestantes se congregaron ante la sede del Parlamento de Georgia para protestar contra la detención del lider opositor
Centenares de manifestantes se congregaron ante la sede del Parlamento de Georgia para protestar contra la detención del lider opositor

Moscú / Colpisa

Nicanor Melia, líder del principal partido opositor en Georgia, el Movimiento Nacional Unido (MNU), fundado y anteriormente dirigido por el expresidente Mijaíl Saakashvili, ha sido detenido a primeras horas de esta mañana por la Policía en Tiflis, la capital del país. Para su arresto fue enviada una unidad antidisturbios, que ha tenido que hacer uso de gases lacrimógenos y detener también a quienes trataron de obstaculizar la operación, según reportan las televisiones locales. Horas después, centenares de manifestantes se congregaron ante la sede del Gobierno para protestar contra la detención.

Melia, de 41 años y presidente del MNU, llevaba atrincherado en la sede de su formación desde el pasado 17 de febrero y se le acusa de organizar los desórdenes que estallaron en Tiflis en junio del 2019, durante la visita de una delegación rusa. Aquellos disturbios causaron más de 200 heridos y un empeoramiento todavía mayor de las relaciones con Moscú.

El pasado día 16, a petición de la Fiscalía General, fue despojado de su inmunidad parlamentaria y se ordenó su captura, medidas que le empujaron a ofrecer resistencia, complicando aún más su situación.

La primera consecuencia de este nuevo rebrote de confrontación política en Georgia fue la dimisión del primer ministro, Gueorgui Gajaria, el pasado jueves, en desacuerdo con la persecución judicial contra Melia y la decisión de privarle de inmunidad parlamentaria. En su partido, denominado Sueño Georgiano y que detenta la mayoría en la Cámara , hay bastantes partidarios de que el líder opositor sea procesado por alentar disturbios, un delito que puede costarle nueve años de cárcel. Tales disensiones hicieron a Gajaria llegar a la conclusión de que muchos de los suyos han dejado de apoyarle.

«Desafortunadamente, no pude lograr un entendimiento sobre este asunto con mi equipo y he decidido dimitir», declaró entonces. El dimitido jefe del Gobierno dijo estar de acuerdo con que Melia actuó sin respetar la ley, pero advirtió que su detención desestabilizará la situación en el país en un momento crítico por la pandemia y la crisis económica.

Según sus palabras, «la polarización y la confrontación suponen los mayores riesgos para el futuro de nuestro país y su desarrollo económico». Efectivamente, la oposición prepara ya acciones de protesta y sigue considerando que los resultados de las elecciones legislativas del pasado mes de octubre fueron manipulados.

En sustitución de Gajaria, el Parlamento georgiano designó este lunes como nuevo primer ministro a Irakli Garibashvili, anterior titular de Defensa. El nuevo jefe del Ejecutivo se ha congratulado de que Melia se encuentre ya en prisión y ha dado las gracias a la Policía. Según su opinión, «esto demuestra que Georgia es un Estado de derecho».

Sin embargo, la Embajada de Estados Unidos en Tiflis ha expresado su «preocupación» por el cariz que están adquiriendo los acontecimientos en Georgia. Desde Bruselas también se ha hecho un llamamiento a evitar la polarización y el enfrentamiento político exacerbado.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Detenido el líder opositor de Georgia, tras seis días atrincherado en la sede de su partido