Esquerra cede ante la CUP y acepta un «cambio profundo» en los Mossos

La consejera de Presidencia y portavoz de la Generalitat, de Junts, pide sin embargo a los anticapitalistas separar el debate sobre el modelo policial de las negociaciones para la investidura

El presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, este martes, en la reunión del Gobierno autonómico, con la silla vacía del inhabilitado Quim Torra entre ellos
El presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, este martes, en la reunión del Gobierno autonómico, con la silla vacía del inhabilitado Quim Torra entre ellos

ERC y la CUP se reunieron por segunda vez para abordar las negociaciones sobre la formación de Gobierno en Cataluña y han comenzado a estudiar un «plan de choque» para cambiar el modelo de seguridad y orden público, según sendos comunicados recogidos por Europa Press.

Según admite en su comunicado, ERC cede ante la CUP y acepta revisar el modelo de la Policía autonómica para desbloquear las negociaciones de cara a la investidura de Pere Aragonès, que necesita el apoyo de los nueve diputados de la CUP además de los 32 de Junts para dar forma a un nuevo Ejecutivo secesionista. Los republicanos destacaron en su nota que ambos partidos han puesto sobre la mesa la necesidad de llevar a cabo un «plan de choque que debe permitir hacer un cambio profundo en el modelo de seguridad y orden público de Cataluña», además de avanzar en las medidas sociales que debe impulsar el próximo Gobierno catalán para hacer frente a la crisis.

Los anticapitalistas traducen la propuesta en el impulso de un plan de choque que «permita virar en 180 grados la estrategia antirrepresiva del país», en relación a la política de los cuerpos de seguridad en Cataluña, y desvelan otro punto de acuerdo con los republicanos por el que prevén promocionar un «Pacto Nacional Antifascista» formado por diversas organizaciones.

La versión de Junts

La consejera de Presidencia y portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó (JxCat), pidió este martes a la CUP separar las negociaciones sobre la investidura del nuevo presidente del Gobierno catalán del debate sobre la revisión del modelo policial de los Mossos d'Esquadra, que a su juicio debe desarrollarse en el Parlamento autonómico, informa Efe.

Tras la reunión semanal del Ejecutivo catalán, Budó expresó su apoyo al cuerpo de los Mossos d'Esquadra, cuya actuación durante las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel ha sido duramente criticada por la CUP en los últimos días.

Nueve diputados cruciales

La CUP, cuyos nueve diputados son claves para completar los 33 de ERC y los 32 de JxCat de cara a la investidura del republicano Pere Aragonès como presidente de la Generalitat, alertó la semana pasada de que la actuación de los Mossos «condiciona» la negociación y exigió la dimisión del consejero de Interior, Miquel Sàmper (Junts).

Según Budó, el debate sobre la posible revisión del modelo policial en Cataluña «debe poder abordarse de manera serena», con las aportaciones de «especialistas» en la Cámara autonómica en esta próxima legislatura, «apartado del foco mediático y del ruido de estos días».

«Hay que afrontarlo bien afrontado, escuchando a expertos y en el marco del Parlamento», recalcó Budó, que evitó referirse explícitamente a la CUP y no quiso valorar la marcha de las negociaciones entre los partidos secesionistas tras el 14F.

Budó puso de manifiesto su respaldo a los Mossos y subrayó que las «imágenes de saqueos» durante las protestas por Pablo Hasel «nada tienen que ver con el derecho a la manifestación y la defensa de la libertad de expresión».

Dudas sobre la actuación policial

No obstante, la dirigente independentista se mostró partidaria de «investigar» aquellas actuaciones de los Mossos que «podrían no ser reglamentarias».

Citó, en concreto, las imágenes de decenas de manifestantes en el barrio de Gracia de Barcelona que fueron «encapsulados y golpeados sin escapatoria» el pasado sábado, así como el caso de una joven que perdió un ojo presuntamente por el impacto de un proyectil de foam durante las protestas de la semana pasada.

Budó señaló que Pere Aragonès pidió comparecer ante el Parlamento catalán para explicar los sucesos de los últimos días, aunque no concretó si la comparecencia será «esta semana o más adelante».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Esquerra cede ante la CUP y acepta un «cambio profundo» en los Mossos