«Nevenka se atrevió a decir 'no es no' cuando nadie lo decía»

ACTUALIDAD

Veinte años después, Nevenka rompe su silencio en una docuserie que recuerda su caso, el de la primera mujer que ganó un juicio por acoso sexual en el trabajo en España. A pesar de la sentencia, la sociedad la condenó

04 mar 2021 . Actualizado a las 19:14 h.

Para las nuevas generaciones el nombre de Nevenka no significa nada. Precisamente por eso, Ana Pastor, directora de Newtral, tuvo claro que su historia tenía que ser contada. Un proyecto que tardó años en hacerse realidad y que finalmente se estrena el viernes 5 de marzo en Netflix. Así, tres episodios recuperan la primera sentencia condenatoria por acoso sexual en el trabajo en España, la que dio la razón a Nevenka Fernández, que entonces, en el 2001, era una joven economista de 26 años que ocupaba el cargo de concejala de Hacienda no muy lejos de Galicia, en el Ayuntamiento de Ponferrada, contra su jefe, el alcalde popular, Ismael Álvarez. «El documental nace de la insistencia de Ana y de la predisposición de Nevenka a romper su silencio», explica Maribel Sánchez-Maroto, directora de una docuserie que no dejará indiferente a nadie. «Desde que Ana conoció a Nevenka, hace unos diez años, tuvo claro que su historia estaba por contar, pero ella, después de la sentencia y de la rueda de prensa que dio tras acabar el juicio, no volvió a hablar. Se fue del país y decidió mantenerse en un segundo plano. El movimiento global del Me Too y el éxito de las manifestaciones del 8M en España en el 2017 fueron el resorte que la hacen llegar a la conclusión de que puede poner voz y rostro a las mujeres que están pasando o han pasado por lo mismo. Entonces decide dar el paso y ser valiente. Lo fue en su momento y lo es ahora por romper su silencio sabiendo que se vuelve a poner en el primer plano», indica Maroto.

Sánchez-Maroto, directora de la docuserie sobre Nevenka
Sánchez-Maroto, directora de la docuserie sobre Nevenka

«Hace veinte años la sociedad española no estuvo a la altura de la valentía de Nevenka» es el mensaje de la promoción de la docuserie, que pretende devolverle a su protagonista lo que la España de entonces le quitó. Porque a pesar de ganar el juicio, Nevenka tuvo que abandonar el país. «Aún con un currículo brillante, nadie se lo reconoce, ni en su ciudad, ni en su zona. Su nombre no pasa desapercibido y por mucha carrera o experiencia, no encuentra trabajo y por eso se va, para hacer su vida». Su pecado no fue otro que decir la verdad. «Es el primer no es no de España. La primera vez que una mujer dice alto y claro que no quiere continuar una relación con un hombre, y que ese hombre, como no lo entiende, transforma su vida en lo que ella califica como un infierno. Ella repite muchas veces que si no hubiera denunciado, se hubiese muerto», apunta Maroto.

Ni las amenazas constantes que recibió de su acosador consiguieron amedentar a Nevenka que, tras varios meses de baja, decidió denunciar. «Su abogado, Adolfo Barreda, le advirtió que no iba a ser un camino de rosas, ya que iba a tener que decir en alto cosas que pertenecían a su más estricta intimidad», indica la directora del documental. Lo que no se esperaban es que incluso el fiscal jefe del Tribunal Superior de Castilla y León por aquel entonces, José Luis García Ancos, pusiese en duda su testimonio. «De acuerdo con él parecía que había categorías de mujeres acosables en función de su trabajo, de forma que una cajera podía sufrir acoso pero una mujer licenciada no, ya que dijo la brutal frase de: ‘Usted no era una empleada de Hipercor que tuviera que dejarse tocar el culo para asegurar el pan de sus hijos. Podría haber dejado su trabajo’».