Fernando Reinares: «Los atentados del 11M se pudieron haber evitado en numerosas ocasiones»

ACTUALIDAD

BENITO ORDOÑEZ

El experto en terrorismo global revela en su nuevo libro todas las claves de la matanza

11 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Fernando Reinares (Logroño, 1960) es uno de los más reputados especialistas mundiales en terrorismo yihadista. Tras dos libros que son ya referentes internacionales sobre los devastadores atentados de Madrid, ¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11M y por qué se atentó en España (Galaxia Gutenberg, 2014) y Al Qaeda's Revenge. The 2004 Madrid Train Bombings (Columbia University Press, 2017), publica 11M. La venganza de Al Qaeda (Galaxia Gutenberg).

En esta obra, que coincide en las librerías con el decimoséptimo aniversario de la masacre, aporta datos y documentación que responden a cuestiones clave: quién fue el cerebro de los atentados del 11 de marzo del 20014; dónde, cuándo y por qué se tomó inicialmente la decisión de atentar en España. Pero, sobre todo, explica de forma irrebatible que los atentados se pudieron haber evitado si no se hubieran producido diferentes fallos policiales y de los servicios de inteligencia, que tenían información sensible sobre los autores. «En este libro explico y documento que los terroristas del 11M estaban insertos en una red conectada con el mando central de Al Qaida basado en Pakistán», asegura Reinares.

—¿Se pudieron evitar los atentados del 11M? ¿En qué momentos se pudieron impedir y por qué no se hizo?

—El 11M pudo haberse evitado en numerosas ocasiones. Para empezar, pudo haberse evitado si el conocimiento previo que sobre distintos miembros de la red del 11M tenían en el Cuerpo Nacional de Policía hubiese sido bien interpretado y compartido con la Guardia Civil, si no hubiese existido tanta descoordinación y si la visión de la amenaza yihadista no hubiese estado desenfocada en el Centro Nacional de Inteligencia. Pero se subestimó lo que unos inmigrantes musulmanes conocidos por sus ideas extremistas hacían en Madrid, desconsiderando sus vínculos internacionales.