Ayuso, la trumpista de Chamberí que usó la pandemia para jugar a líder de la oposición

ACTUALIDAD

Isabel Díaz Ayuso, en un acto en Madrid
Isabel Díaz Ayuso, en un acto en Madrid O. Barroso | Europa Press

Heredera de la derecha dura y sin complejos que encarnan Aznar y Aguirre, la presidenta ha desatado desde la presidencia autonómica un enfrentamiento total con el Gobierno central, al que acusa de «madrileñofobia»

11 mar 2021 . Actualizado a las 17:13 h.

Hace algo más de un siglo, el columnista gallego Julio Camba escribió que, si le daban un millón de pesetas y quince años, era capaz de inventarse una nueva nación en Getafe. No podía saber entonces el fino articulista de Arousa que aquella sutil ironía era en realidad una profecía y que, justo cien años después, germinaría en Madrid un nacionalismo castizo, desafiante e insolente, en guerra perpetua contra el Gobierno de España.

La cabecilla de esa revuelta y fundadora del nacionalismo madrileño rampante es Isabel Natividad Díaz Ayuso (Madrid, 1978), presidenta de la Comunidad y heredera del PP duro y sin complejos que encarnan José María Aznar y Esperanza Aguirre. Sus orígenes ideológicos se sitúan incluso algo más a la derecha, según confesión del periodista Eduardo García Serrano, que la trató durante su etapa de tertuliana en Radio Intercontinental y la definió como una «falangista furibunda».

Lo cierto es que en el pacto a tres bandas del PP con Vox y Ciudadanos para gobernar en Madrid, a Ayuso siempre se la ha visto más incómoda con los de Arrimadas que con los de Abascal, a pesar de que, al igual que su idolatrada Aguirre, se autoproclama liberal. Si el PP se debate a menudo entre la agresividad ideológica de Aznar y la indolencia de Rajoy, Ayuso sin duda es partidaria de jugar siempre al ataque y llevar las reglas al límite.