El «escándalo de las mascarillas» amenaza la campaña de los conservadores alemanes

Dos diputados, obligados a dimitir por el cobro de comisiones en la compra de material médico en plena pandemia


berlín / colpisa

Un escándalo por el cobro de comisiones en la compra de material médico protector en plena pandemia mina preocupantemente la popularidad de los partidos gubernamentales de la Unión cuando comienza un decisivo año electoral. El caso, bautizado como el escándalo de las mascarillas, tiene su origen en la codicia de dos diputados conservadores que se enriquecieron al mediar en operaciones millonarias para la compra de ese material médico por parte de instituciones públicas.

El cristianodemócrata Nikolas Löbel renunció el lunes a su mandato y a su afiliación a la CDU tras reconocer que se embolsó 250.000 euros en comisiones por facilitar una operación de compra de mascarillas. Pocas horas después su colega de la Unión Socialcristiana Georg Nüsslein dimitió como vicepresidente del grupo parlamentario de la Unión y entregó su carné de la CSU, aunque no su escaño, al ser investigado por en otra gestión similar.

La actuación de ambos ha sido «absolutamente indecente», dijo este martes el nuevo presidente de la CDU y primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, que aspira a suceder a Angela Merkel en la Cancillería Federal. Laschet anunció consecuencias y no descartó la existencia de otros casos similares en las filas conservadoras. «Si alguien más ha hecho negocios de ese tipo ya puede darse prisa en comunicármelo antes de que salga a la luz», advirtió el líder de la CDU.

A su vez, Markus Söder, presidente de la CSU, primer ministro de Baviera y aspirante igualmente a la jefatura del Gobierno alemán, condenó enérgicamente a los políticos que «aprovechan la crisis para hacer caja». Ambos son conscientes de que el escándalo puede acabar con la bonanza de popularidad en la que nadaban los conservadores hasta ahora gracias a la gestión de la crisis del coronavirus por parte de Merkel, que respalda una amplia mayoría de los ciudadanos.

También de que la actuación inmoral de sus diputados llega en el más inoportuno de los momentos, cuando está a punto de comenzar un decisivo año electoral que se abre el domingo próximo con los comicios regionales en los estados federados de Baden-Württemberg y Renania-Palatinado. Tras casi 16 años de gobierno de Merkel, los conservadores parecen por primera vez conscientes de que no hay garantías de que conserven el poder cuando «la jefa» se retire en septiembre. Pero sobre todo de que hasta entonces su ventajosa situación actual en las encuestas sobre intención de voto merme considerablemente si surgen otros escándalos como este hasta las legislativas generales de septiembre y los comicios regionales que se celebran también este año en Sajonia-Anhalt, Berlín, Turingia y Mecklemburgo-Antepomerania.

Ralph Brinkhaus, líder parlamentario del grupo de la Unión (CDU/CSU) en el Bundestag, anunció la aplicación de amplias medidas para que casos así no vuelvan a repetirse. «Como grupo parlamentario vamos a dotarnos de un código de conducta que vaya más allá de lo que legalmente se espera de los miembros del Bundestag alemán», señaló Brinkhaus en un mensaje a los diputados conservadores, mientras en declaraciones televisivas reconocía haber «cometido errores por no prestar atención» a lo que hacen otros compañeros en la cámara baja alemana. En ese sentido, Norbert Walter-Borjans, copresidente de los socialdemócratas alemanes (SPD), demandó un endurecimiento del registro de «lobbys» pactado recientemente por su partido con los conservadores para controlar los grupos y organizaciones que tratan de influir en los legisladores. «Todos los demócratas deben estar interesados en que la codicia y el nepotismo carezcan de oportunidades en nuestros parlamentos», señaló el líder del SPD, quien hizo un llamamiento a Laschet y Söder para establecer juntos en la cámara baja alemana «reglas efectivas y transparentes, así como sanciones para quienes las violen».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El «escándalo de las mascarillas» amenaza la campaña de los conservadores alemanes