Nacidos en Madrid el mismo día del mismo año

Olatz Barriuso MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso O.CAÑAS

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Iglesias, que competirán por la presidencia de la Comunidad, vinieron al mundo en la capital de España el 17 de octubre de 1978

15 mar 2021 . Actualizado a las 21:13 h.

Cualquiera diría que el nuevo giro de guion de ese culebrón en el que se ha convertido la política española lo ha escrito un aficionado al horóscopo. Porque de auténtica conjunción astral puede calificarse que la gran batalla política de la España reciente la vayan a protagonizar dos líderes tan carismáticos como hiperbólicos que nacieron el mismo día, el mismo año y en la misma ciudad. El 17 de octubre de 1978 llegaron al mundo Isabel Natividad Díaz Ayuso y Pablo Manuel Iglesias Turrión, por supuesto en Madrid. «Báilalo, Iker Jiménez», retaba jocoso el líder de Podemos en su último cumpleaños, con un tuit en el que aprovechaba para felicitar a la presidenta madrileña.

Se le nota a la candidata del PP encantada con el conejo que el líder de Podemos guardaba en la chistera, bendiciendo a Iglesias como su némesis electoral. Ambos, presidenta en precampaña y vicepresidente saliente, saben que en la polarización extrema y en la beligerancia clásica en el eje derecha-izquierda tienen sus mejores bazas.

No menos lanzado se percibe a Iglesias, también en su salsa al poder confrontar de tú a tú con una dirigente cuya carrera política ha crecido en paralelo a la suya y de la que se coloca enfrente con un movimiento que parece sacado de su idolatrada Juego de tronos o de su vicio seriéfilo más reciente, la francesa Barón Noir. Hay imágenes de ambos, más bisoños, compartiendo mesa de debate en el programa La Tuerka de Canal 33, hace ocho años, cuando Podemos estaba a punto de dar el salto a la política nacional espoleado por el movimiento 15-M, del que, en otra coincidencia inquietante, ayer se cumplieron diez años. Entonces, ambos se iban juntos de cañas tras echar el resto en sus rifirrafes televisivos.