La EMA mantiene que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca son mayores que los riesgos

Uxía Rodríguez
U. RODRÍGUEZ LA VOZ

ACTUALIDAD

IRAKLI GEDENIDZE | reuters

Los resultados definitivos de la investigación se darán el jueves y, es ese día, cuando se tomará una decisión

16 mar 2021 . Actualizado a las 23:31 h.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) sigue evaluando los casos reportados por diferentes países europeos de eventos tromboembólicos, detectados después de una inyección con la vacuna de AstraZenecaEmer Cooke, directora ejecutiva de la EMA, ha comparecido este martes para tratar de calmar el revuelo causado tras la suspensión de la administración de esa vacuna en varios países, entre ellos España.  «No estoy aquí para darles una decisión definitiva sino para explicarles lo que estamos haciendo», ha asegurado al comienzo de la rueda de prensa. 

Cooke ha explicado que todos los científicos e investigadores están trabajando rápido y revisando todos los casos de accidentes vasculares, pero la conclusión no se ofrecerá hasta este jueves, «no podemos llegar a una conclusión hasta que se hayan hecho todos los análisis científicos». Aún así, la EMA insiste en que los casos denunciados son en tasas inferiores a las habituales fuera de un proceso de inmunización y que los beneficios siguen siendo mayores a los riesgos. De momento, asegura Cooke, no hay ninguna indicación de que la vacuna cause los trombos, «son una coincidencia o un efecto secundario extraño».

Emer Cooke ha asegurado que los científicos europeos se toman «muy en serio la seguridad» de la vacuna y ha recordado que, durante los ensayos clínicos llevados a cabo por la farmacéutica, no fueron detectados casos de tromboembolismo posteriores a la vacunación.

«Seguimos firmemente convencidos de que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca en la prevención del coronavirus con su riesgo de hospitalización y muerte son mayores que sus posibles efectos secundarios», ha dicho Cooke. El comité que investiga los trombos está formado por expertos de los 27 países y se está estudiando cada caso en profundidad, también si los episodios se producen en un tipo determinado de población y si todos los accidentes vasculares pertenecen a uno o a varios lotes de la vacuna. 

«La investigación está yendo muy rápido», asegura la EMA porque su trabajo es garantizar la confianza en las vacunas. Cooke insiste en que hasta el jueves no se adelantará nada de las conclusiones, pero no descarta que se tengan que hacer recomendaciones específicas. En todo caso, si los expertos creen «que hay un problema que no pueda resolverse», no dudarán en «tomar los pasos necesarios». 

La EMA aseguró ayer que sus expertos estaban «analizando con gran detalle todos los datos disponibles» de los casos de tromboembolismo en pacientes vacunados con AstraZeneca y que anunciará el próximo jueves 18 sus conclusiones, tras una reunión extraordinaria del PRAC ese día, pero mantuvo su recomendación positiva sobre el fármaco, cuyo uso está suspendido en varios países europeos, incluidos España, Francia, Alemania o Italia.

Al igual que hizo la semana pasada, el regulador europeo volvió a sostener su «opinión de que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca en la prevención de covid-19, con su riesgo asociado de hospitalización y muerte, superan los riesgos de efectos secundarios».

Además, subrayó que los eventos que «involucran coágulos de sangre, algunos con características inusuales como un bajo número de plaquetas, han ocurrido en un número muy pequeño de personas que recibieron la vacuna».