El Congreso aprueba definitivamente la ley de la eutanasia

La Voz

ACTUALIDAD

Chema Moya | efe

Sale adelante con los votos en contra del PP y Vox, que recurrirán ante el Tribunal Constitucional. Entrará en vigor dentro de tres meses

18 mar 2021 . Actualizado a las 15:50 h.

Último trámite superado: el Congreso de los Diputados ha aprobado definitivamente este jueves con 202 votos a favor (PSOE, Podemos, BNG, ERC, JxCat, Más País, Bildu, PNV, CUP y Ciudadanos), 141 en contra (PP, Vox, UPN y Foro Asturias) y dos abstenciones la ley de la eutanasia. España se convierte así en el quinto país del mundo en regularla, después de Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Canadá. En Colombia también sería legal, según una sentencia del Tribunal Constitucional, aunque oficialmente no está reglada y en Nueva Zelanda está previsto que se implante en el mes de noviembre. Aquí entrará en vigor el próximo junio, tres meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), tras haber logrado un amplio apoyo tanto en la Cámara Baja como en el Senado y superado los vetos presentados por el PP y Vox. Formará parte de la cartera básica del Sistema Nacional de Salud y podrá ser solicitada por las personas mayores de edad que sufran «una enfermedad grave e incurable» o un «padecimiento grave, crónico e imposibilitante» que afecte a la autonomía y que genere un «sufrimiento físico o psíquico constante e intolerable».

La aprobación ha sido celebrada con un prolongado aplauso en el hemiciclo, mientras los diputados de Vox hacían visible en la pantalla de sus ordenadores la frase «la derogaremos» y los del PP permanecían sentados en sus escaños sin celebrar el resultado. Según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, con esta ley, impulsada por su partido, «se avanza en el reconocimiento de los derechos», así como en «una sociedad más justa y decente», una sociedad «que se preocupa por evitar el sufrimiento de todos sus miembros» a través de una ley «equilibrada» y «garantista» que atiende las demandas de la sociedad española.

Por su parte la diputada socialista, María Luisa Carcedo, promotora del desarrollo de la norma, celebró que el Congreso haya «cogido el testigo» de las personas enfermas que llevan «años» pidiendo esta regulación. «Hoy concluimos un proceso largo y complejo sobre la consecución de un derecho y no de una obligación», aseveró por su parte el diputado del PNV, Joseba Andoni Agirretxea. «No hay nada peor que no poder vivir por no poder morir», añadió.