Vox y el Partido Feminista, juntos en un acto contra la ley trans que califican de «peligrosa»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Lidia Falcón en una imagen de archivo
Lidia Falcón en una imagen de archivo Alberto Morante

La única diferencia entre ambas formaciones ha sido la educación de los menores y la responsabilidad de las familias sobre ella

24 mar 2021 . Actualizado a las 09:04 h.

La presidenta del Partido Feminista, Lidia Falcón, y la diputada de Vox en la Asamblea de Madrid Alicia Rubio, se han unido este martes contra la ley Trans de Igualdad, que califican de «peligrosa» y anticonstitucional. Tal y como informa Europa Press, ambas han participado en un acto organizado por la organización HazteOír bajo el nombre de Desmontando la Ley Trans. Si naces niña, lo seguirás siendo. En ella han analizado lo que implica esta norma, su redacción y sus consecuencias.

En su intervención, Falcón ha destacado la «visión catastrófica» que le merece la posibilidad de que la sociedad pueda adoptar esta «filosofía» de que «los seres humanos no existen», siguiendo las directrices de «campañas» que dicen que hay personas que «no se sienten bien en su cuerpo» y que, por ello, hay que «mutilarlo», «modificarlo» o «cambiarlo». La presidenta del Partido Feminista cree que el texto de Igualdad llevará al país a vivir una «distopía» por la que se busca un mundo «sin hombres y mujeres» y basado en un género que «no existe».

Consecuencia de la Ley de violencia de género

Falcón, ha explicado que «estos lodos» vienen de la aprobación, con su «rotundo disgusto», en 2004 de la Ley contra la Violencia de Género porque «eliminó» a la mujer y la convirtió en un género como término que «importa». Ahora, explica, la ley trans deja a España en una situación que considera «peligrosa» y cuyos responsables son «descerebrados» que «se han metido en competencias feministas». A su juicio, la norma está «tocada» desde sus inicios y lamenta que el PSOE esté ahora condicionado por el acuerdo de Gobierno con Podemos, motivo por el cual, a su juicio, el país tiene a la peor ministra de Igualdad, Irene Montero, «de la historia».