La ONU reprueba el plan británico de enviar a Gibraltar a los solicitantes de asilo

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Boris Johnson, a su salida el miércoles de Downing Street.
Boris Johnson, a su salida el miércoles de Downing Street. NEIL HALL

La reforma migratoria de Boris Johnson endurece la acogida de refugiados

25 mar 2021 . Actualizado a las 10:14 h.

La propuesta del Gobierno británico de enviar a Gibraltar, y a otras territorios de ultramar, a los solicitantes de asilo llegados al Reino Unido mientras revisan sus casos y de denegar automáticamente dicha protección a aquellos que lleguen ilegalmente no es bien vista en las Naciones Unidas. Desde la ONU advirtieron que las ideas, contenidas en la dura reforma al sistema de asilo, que la ministra del Interior, Priti Patel, presentó ayer al Parlamento, colisionan con lo dispuesto en los tratados de derechos humanos firmados por Londres.

«Cualquiera que busque asilo debería poder solicitarlo en su destino previsto o en otro país seguro (...) Algunos demandantes tienen razones muy legítimas para buscar protección en países específicos, incluyendo el recuento con familiares u otros vínculos», afirmó un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur).

La Convención sobre los Refugiados de 1951, en su artículo 31, prohíbe la imposición de sanciones a los demandantes de asilo por «causa de su entrada o presencia ilegal». También ordena a los Estados no imponer más restricciones que las «necesarias» a los movimientos de los peticionarios. Por su parte, el artículo 32 solo autoriza la expulsión de los solicitantes de asilo por «razones de seguridad o de orden público» y tras un proceso administrativo o judicial.