El fichaje de Cantó divide al PP y su candidatura podría anularse por no estar empadronado a tiempo

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Toni Cantó dimitió el pasado 16 de marzo de todos sus cargos en Ciudadanos
Toni Cantó dimitió el pasado 16 de marzo de todos sus cargos en Ciudadanos KAI FÖRSTERLING

El exdirigente de Ciudadanos habló con Pablo Casado antes de aceptar ir en las listas de Díaz Ayuso

26 mar 2021 . Actualizado a las 09:01 h.

El carrusel de fichajes y las dudas en cuanto a la situación legal de los candidatos siguen protagonizando la precampaña de las elecciones a la Comunidad de Madrid. Después de conocerse que el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la socialista Hana Jalloul tendrán que dimitir de sus cargos en el Gobierno por la ley electoral madrileña, la inclusión del exlíder valenciano de Ciudadanos, Toni Cantó, en las listas del PP, depende ahora de si se considera válido su apresurado empadronamiento en Madrid. Pese a asegurar hace una semana que dejaba definitivamente la política, Cantó desveló este jueves que fijó su residencia en Madrid hace «unos días». Pero, para ser candidato, la ley exige estar inscrito en «el censo electoral vigente», para lo que hay que estar empadronado antes del 1 de enero del año en curso.

El PP espera sin embargo que se le permita ser candidato acogiéndose al Estatuto autonómico, que otorga «derechos políticos» a quien tenga «vecindad administrativa» en alguno de sus municipios. Cantó estuvo empadronado en Madrid 20 años y posee un inmueble en la capital, donde residen sus hijos. Al margen de las cuestiones administrativas, el fichaje de Cantó por el PP, que sería el cuarto partido por el que se presenta a unas elecciones, levantó ayer una polvareda política y dividió a los populares. «Estamos negociándolo y hablándolo», indicó la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, aunque dirigentes del PP madrileño atribuyen el fichaje exclusivamente al líder nacional, Pablo Casado.

 Habló con Ayuso y Casado

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, dijo desconocer si «viene de arriba», pero añadió que «es una decisión del PP y por tanto una decisión de Isabel Díaz Ayuso, pero también con la dirección nacional».