La UE endurece la exportación de vacunas para hacer frente a los engaños de las farmacéuticas

Juan Ventura Lado Alvela
j. v. lado REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Consejo, Charles Michel, en la cumbre telemática con los jefes de Gobierno de los Veintisiete
El presidente del Consejo, Charles Michel, en la cumbre telemática con los jefes de Gobierno de los Veintisiete YVES HERMANPOOL

El presidente del Parlamento Europeo insta a los líderes del continente a dejar de ser «ingenuos»

26 mar 2021 . Actualizado a las 23:04 h.

Los líderes de la Unión Europea se reunieron ayer desde la una de la tarde en una cumbre telemática que tenía por objetivo principal salir del embrollo en el que se han metido los Veintisiete con la campaña de vacunación contra el covid-19 a cuenta del déficit de producción y los conflictos abiertos con las farmacéuticas, particularmente con AstraZeneca, por el retraso en los envíos. Unas carencias que esperan corregir con un mayor control de las exportaciones.

Sobre la mesa estaba el veto a la exportación de dosis hacia a aquellos países, particularmente Reino Unido, que también son productores y que, en cambio, no han permitido la salida de un solo vial con destino a la UE. Pero también los recelos relativos a que una medida de este tipo pudiese frenar la llegada de los componentes necesarios para la producción de las dosis y, por tanto, lograr el efecto contrario. Además, por el camino también salieron a la luz las propias tensiones internas, encarnadas por el canciller austríaco, como voz más destacada entre los países que apostaron el grueso de su campaña a AstraZeneca, lo que permitió que otros países acceder a más dosis de Pfizer, y que ahora piden un reparto más justo.

«La Unión Europea ha exportado hasta ahora más de 70 millones de dosis a los cuatro puntos cardinales pero no ha recibido ni una sola de otras partes del mundo», se quejó Sebastian Kurz, quien también incidió en que, a nivel interno, «se ha creado un desequilibrio por el que en la primera mitad del año Malta recibió tres veces más vacunas que Bulgaria».