Enrique Santiago, el abogado leninista que asesoró a las FARC en La Habana

ACTUALIDAD

El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso y secretario de Estado de la Agenda 2030, Enrique Santiago.
El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso y secretario de Estado de la Agenda 2030, Enrique Santiago. R. Rubio | Europa Press

El secretario general del PCE y portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso sustituye a Ione Belarra al frente de la Secretaría de Estado de la Agenda 2030

01 abr 2021 . Actualizado a las 09:28 h.

Nació un 18 de julio y, para compensar, se hizo comunista. Enrique Santiago Romero (Madrid, 1964) es desde el 2018 secretario general del PCE —nombrado por el aún vigente comité central— y solo un año más tarde se convirtió en portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso. Hombre de la máxima confianza del cesante Pablo Iglesias y de la emergente Yolanda Díaz, asume ahora el cargo de secretario de Estado de la Agenda 2030 en sustitución de Ione Belarra, que asciende a ministra de Derechos Sociales.

Enrique Santiago también procede de la inagotable cantera de la Complutense en la que UP ha captado desde su fundación a sus cuadros dirigentes. Licenciado en Derecho y antiguo responsable de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (2000-2006), como abogado ha trabajado en representación de Izquierda Unida y de las acusaciones populares en varios casos de relumbrón, como el arresto del dictador Augusto Pinochet en Londres en 1998, la causa por la muerte del reportero gallego José Couso en Irak, la querella contra George Bush por los presos de Guantánamo o, ya más recientemente, el asunto Bárcenas y sus múltiples piezas separadas.

Abogado de la guerrilla

Su actuación estelar en el campo internacional llegó en el 2012, cuando la guerrilla de las FARC lo fichó como su principal asesor jurídico para llevar las negociaciones de paz en La Habana con el Gobierno colombiano presidido entonces por Juan Manuel Santos. Tras cuatro años de labores de fontanería, el pacto entre Santos y Timochenko fue tumbado en referendo por los ciudadanos.