Junts se abre a facilitar la investidura de Aragonés en solitario pese a las divisiones internas

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ACTUALIDAD

Pere Aragonès, candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, en el Parlamento catalán donde perdió la segunda votación para la investidura
Pere Aragonès, candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, en el Parlamento catalán donde perdió la segunda votación para la investidura David Zorrakino

La festividad de Sant Jordi, el próximo 23 de abril, se empieza a perfilar como fecha para una posible investidura

05 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras unos días de tregua y con el regreso de las vacaciones, los equipos negociadores de ERC y Junts vuelven a coger el toro por los cuernos con vistas a cerrar un acuerdo, que de momento no ha sido posible y que llevó a Pere Aragonès a fracasar en sus dos primeros intentos para ser elegido presidente de la Generalitat. La presidenta del Parlamento, Laura Borràs, tiene que iniciar una nueva ronda de consultas con los representantes de los grupos parlamentarios para tramitar una nueva propuesta de candidato a la presidencia de la Generalitat.

Puede ser Pere Aragonès u otro, en este caso Salvador Illa, que no ha renunciado como posible presidenciable y que ahonda en las diferencias de los independentistas para tener alguna opción, por muy remota que sea. La Cámara catalana debe investir al presidente de la Generalitat en el plazo de dos meses desde la primera votación, es decir, antes del 26 de mayo. Quedan 50 días. Si ningún candidato fuera elegido, la legislatura se disolvería automáticamente y se convocarían nuevas elecciones de manera inmediata, que se deberían celebrar cuarenta y siete días después de la convocatoria, a mediados de julio.

Fuentes parlamentarias sitúan la eventual investidura o al menos la firma del acuerdo para el día de Sant Jordi, patrón de Cataluña, el 23 de abril. El calendario es estrecho. Junts ha convocado un congreso extraordinario para el 24 de abril, donde constituirá por primera vez a su consejo nacional, el órgano que ha de validar los acuerdos y qué mejor que estrenarse ratificando el pacto de gobierno con los republicanos.