Johnson se preocupa por el Úlster tras una semana de violencia

juan francisco alonso LONDRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Un coche ardiendo durante los disturbios del miércoles en Belfast
Un coche ardiendo durante los disturbios del miércoles en Belfast JASON CAIRNDUFF | Reuters

La policía advierte de una ola de disturbios no vista «en años»

09 abr 2021 . Actualizado a las 09:08 h.

La difusión de las imágenes de jóvenes encapuchados lanzando bombas incendiarias contra un autobús que circulaba por Belfast el miércoles por la tarde sacudió al Reino Unido. Las escenas sirvieron para que el primer ministro británico Boris Johnson diera la cara y reconociera públicamente la gravedad de la crisis que vive Irlanda del Norte, donde desde hace una semana cientos de jóvenes unionistas protestantes, algunos de ellos adolescentes, se enfrentan con la policía en protesta por los cambios que ha supuesto el brexit y por la decisión de la Justicia de no procesar a unos políticos católicos que violaron las normas del confinamiento el año pasado.

«Estoy profundamente preocupado», escribió el miércoles por la noche el premier en su cuenta de Twitter. «La vía para resolver las diferencias es el diálogo, no la violencia ni la criminalidad». El mandatario tory no se quedó allí y envió al secretario de Estado para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, al territorio con la misión de que buscara junto a los políticos locales apagar el incendio.

Reacción insatisfactoria

La respuesta de Johnson, sin embargo, no satisfizo al líder opositor Keir Starmer, quien le exigió que deje su «ausencia, dé un paso al frente, muestre liderazgo y encabece unas negociaciones con todas las fuerzas políticas para detener la violencia».