El príncipe Felipe será enterrado en el castillo de Windsor en un sencillo funeral

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Una pantalla gigante en Picadilly Circus, en Londres, mostraba ayer una imagen en recuerdo del príncipe de Edimburgo
Una pantalla gigante en Picadilly Circus, en Londres, mostraba ayer una imagen en recuerdo del príncipe de Edimburgo Andy Rain | EFE

Cientos de británicos le rindieron homenaje ante Buckingham pese al covid

11 abr 2021 . Actualizado a las 09:01 h.

Sábado 17 de abril, 15.00 horas (16.00 hora peninsular española) en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor. Será entonces cuando se oficie el funeral del duque de Edimburgo, esposo de Isabel II, según informó este sábado el palacio de Buckingham, que aseguró que la ceremonia «celebrará y reconocerá 70 años de servicio a la reina, al Reino Unido y a la Commonwealth».

La pandemia del covid-19 ha obligado a modificar sustancialmente los planes originales, que incluían una gran parada militar en la que participarían miles de soldados. Ahora solo habrá una corta procesión de uniformados, que acompañarán al féretro con los restos mortales del desaparecido príncipe desde el interior del castillo hasta la capilla. En las puertas del recinto religioso, una guardia de honor recibirá el ataúd, mientras una banda interpretará el himno nacional.

Los ciudadanos no podrán rendirle un último homenaje, porque no habrá capilla ardiente. Una decisión que no está relacionada con el coronavirus, sino que fue un expreso deseo del esposo de Isabel II, quien no quería «generar mucho jaleo». El palacio volvió a pedir ayer a los británicos que se abstengan de viajar a Windsor, a unos 40 kilómetros al oeste de Londres, por cuanto no habrá acceso a los actos fúnebres, que serán retransmitidos por televisión.

Tras el traslado de los restos mortales del duque de Edimburgo a la capilla, se celebrará un minuto de silencio en todo el país. Se prevé que Carlos de Inglaterra, príncipe de Gales y heredero al trono, sea el primer miembro de la familia en entrar al templo tras el ataúd. La monarca accederá por otra zona, según informó la BBC.

Aunque la capilla de San Jorge puede albergar a unas 800 personas, las regulaciones vigentes debido al covid-19 limitan a 30 los asistentes a este tipo de oficios religiosos. La reina decidirá qué miembros de su extensa familia asistirán al acto. «Mi querido padre fue muy especial y los extrañaremos enormemente», declaró ayer el príncipe de Gales, quien agradeció los gestos de condolencias. 

Para todos los gustos

Este sábado comenzaron los homenajes públicos a Felipe de Edimburgo. Al mediodía, cañones instalados en Londres, Edimburgo, Cardiff, Belfast y Gibraltar dispararon salvas en honor al desaparecido príncipe. Incluso barcos de la Royal Navy, en la que el marido de la reina sirvió durante la Segunda Guerra Mundial, hicieron lo mismo. Además las campanas de numerosas iglesias repicaron 99 veces, una por cada año que vivió el príncipe.

Estos gestos no fueron suficientes, sin embargo, para algunos ciudadanos, que se presentaron en el palacio de Buckingham y en el castillo de Windsor para dejar ofrendas florales y mensajes de condolencias, contraviniendo las instrucciones del Gobierno y de la propia casa real.

Para otros, en cambio, los gestos están siendo demasiados. La BBC ha recibido cientos de quejas de televidentes molestos por lo que consideran «cobertura exagerada». Nada más conocerse el deceso, la cadena pública interrumpió su transmisión regular y no se emitió la final del concurso Masterchef.