Paz Padilla sobre la muerte de su marido: «He buscado respuestas hasta en la física cuántica»

martín bastos

ACTUALIDAD

Paz Padilla presentó un libro sobre su expriencia
Paz Padilla presentó un libro sobre su expriencia Raúl Terrel

La presentadora narra en un libro la difícil experiencia de perder a un ser querido

19 abr 2021 . Actualizado a las 09:29 h.

Después de la tempestad viene la calma. Es lo que me cuenta Arantza Furundarena sobre Paz Padilla. Dice que tras un año infernal, en el que vio morir a su madre y, cuatro meses después, a su marido de un tumor cerebral fulminante, la actriz comienza a percibir la luz. Acaba de publicar El humor de mi vida y ya ha vendido más de 25.000 ejemplares en una semana. La editorial Harper Collins saca ahora la cuarta edición. «No es un libro de autoayuda», le cuenta a Arantza esta locuaz, simpática y extrovertida gaditana, capaz de hablar con humor hasta de la muerte. No es un manual de autoayuda, pero podría ayudar a las personas que, como le ocurrió a ella, deben enfrentarse a la difícil tarea de acompañar a un ser querido en una enfermedad terminal. «La gente me dice que llora y ríe al leerlo, y eso me emociona».

Lo que relata la presentadora es la «preciosa historia» que vivió con su primer amor, Antonio Vidal, al que conoció a los 14 años y con el que volvió a coincidir dos décadas después. «Nos reencontramos, nos amamos, nos casamos... Y de repente aparece la enfermedad y la muerte. Entonces me digo cómo puedo ayudarle a trascender, cómo puedo encontrar consuelo a este dolor tan grande que tengo en el alma». En su libro explica el proceso que vivió paralelo a la agonía de su marido. «He buscado respuestas en la religión, la filosofía, la física cuántica, en los psicólogos. He leído miles de libros de autoayuda».

Expertos en cuidados paliativos, como el doctor Enric Benito, y psicólogos tan conocidos como Rafael Santandreu asesoraron a la presentadora en los momentos más duros. «Me he apoyado en grandes profesionales para entender cómo podía ayudar a Antonio a morir, para comprender que tenía que dejarlo ir, que no podía enterrarme en vida con él». Hoy Paz confiesa que sigue enamorada de «su» Antonio, «y creo que así voy a estar toda la vida». Pero también admite tener una gran capacidad de amar. «Pienso que una vida son muchas vidas. Y no hay que dejar de querer».