Las tareas pendientes de la reina sin su principal apoyo

juan francisco alonso LONDRES / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

DPA vía Europa Press

Las relaciones de Harry y Guillermo, los líos judiciales del príncipe Andrés y las responsabilidades del heredero, en la agenda real

18 abr 2021 . Actualizado a las 10:59 h.

Pese a que según el estricto protocolo real británico siempre debió estar tres pasos detrás de su esposa, la reina Isabel II, el príncipe Felipe de Edimburgo nunca fue un actor secundario, sino un poder a la sombra. Era el consejero más cercano y leal de la soberana y además el encargado de buscarle solución a las disputas familiares, una tarea que hasta el final de sus días trató de cumplir. Sin embargo, la muerte se lo llevó sin que pudiera terminar de ayudar a su pareja a resolver grandes asuntos que amenazan con dañar la imagen de la corona.

Tres son los problemas más urgentes que la monarca deberá resolver sin el que fuera a lo largo de estas siete décadas «su apoyo y su fuerza», como ella misma calificó al desaparecido duque de Edimburgo. El primero es la agria ruptura entre los duques de Sussex, Enrique y Meghan Markle, y la institución.

El llamado Megxit comenzó a sembrarse apenas semanas después de la boda de la pareja, que mayo del 2018 se realizó en la capilla de San Jorge, el mismo lugar donde ayer se celebró el funeral del consorte real. Los chismorreos de la prensa amarillista sobre los supuestos roces entre Enrique y Meghan y el hermano mayor de este, Guillermo, y su esposa, Kate Middleton, pasaron de la ficción a la realidad cuando principios del 2020 se produjo el retiro de los Sussex de la familia real. Pero la decisión de la pareja de poner el Atlántico de por medio e irse a Estados Unidos no calmó las aguas y este año la crisis creció con la entrevista que en marzo pasado los Sussex concedieron a Oprah Winfrey. En dicha conversación, soltaron cargas de profundidad como los supuestos comentarios «racistas» de algunos miembros de la monarquía.