El Gobierno tacha de fascista el cartel de Vox contra los menas y lo denuncia ante la Fiscalía

El partido de Abascal considera «totalitario» que se lleve ante la Justicia su propaganda electoral sobre los menores extranjeros no tutelados

Carmen Calvo, en la sesión de control al Gobierno
Carmen Calvo, en la sesión de control al Gobierno

REDACCIÓN / AGENCIAS

El Gobierno salió este miércoles en tromba a atacar a Vox por la campaña desplegada en contra de los menores extranjeros no tutelados (menas). Los ministerios de Igualdad y Derechos Sociales denunciaron ante la Fiscalía lo que el Ejecutivo considera una «criminalización absoluta» y un «ataque racista». La titular de Derechos Sociales, Ione Belarra, calificó de «gravísima» la campaña que se ha instalado en algunas estaciones de cercanías y del metro de Madrid. La «amenaza del fascismo», según la ministra, vuelve a estar presente, por lo que consideró como una «urgencia» defender a la sociedad de estos «mensajes de odio».

«El odio, la xenofobia, la intolerancia y el racismo no tienen cabida en España y es una obligación del Gobierno proteger, dignificar y garantizar los derechos humanos de las personas que viven en el país», apuntó la titular de Igualdad, Irene Montero. «Vamos a estar ojo avizor para que a los menores extranjeros no les señalen fascistas como ustedes», le dijo el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, al diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, en una sesión de control en la que las vicepresidentas Carmen Calvo y Nadia Calviño tacharon de «repugnantes» y «xenófobos» los anuncios, que comparan el coste de la atención a menores inmigrantes con la pensión que recibe «tu abuela».

Ayuso y Casado se desmarcan

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, se desmarcó de esa campaña. «Ni siquiera lo que pone en el cartel es cierto», dijo. El líder del PP, Pablo Casado, lo calificó de «publicidad engañosa». El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, atribuyó sin embargo al «totalitarismo» y la «censura» las denuncias contra sus carteles de campaña en Madrid. «Hay algunos a los que les sale lo que llevan dentro, el totalitarismo y la censura. Les molesta que un partido explique a los madrileños lo que otros quieren ocultar, como la falta de seguridad en los barrios, indicó.

Carmen Calvo amenaza al PP: «A lo mejor tenemos que ir nosotros por Europa contando lo que opina Casado de la democracia»

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha acusado al PP y a su líder, Pablo Casado, de no fundamentar su idea del Estado «sobre los pilares de una verdadera democracia» y ha avisado: «Igual mi partido va a tener que ir por Europa contando lo que opina el señor Casado de la democracia».

Calvo ha sostenido que el único problema del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es que el PP no quiere renovarlo, en respuesta a la portavoz del PP, Cuca Gamarra, que este miércoles, en el Pleno del Congreso, ha asegurado que «la Unión Europea ha tenido que frenar en seco» los «intentos» del Gobierno de «atacar la independencia de los jueces».

Gamarra ha acusado al Gobierno de ignorar y puentear los dictámenes del Consejo de Estado, en lo referente a los fondos europeos o de la necesidad de articular una alternativa jurídica al estado de alarma, y ha preguntado «quién bloquea» la renovación del CGPJ, cuyo mandato caducó hace más de dos años.

«El PP no ha pactado la reforma porque no somos trileros, somos garantes del Estado de derecho, al contrario que ustedes», ha espetado Gamarra, y ha agregado que cuando dejen de «burlarse» de las instituciones «se darán cuenta de que ahí estaba, está y estará el Partido Popular».

«¿El PP del señor Cosidó que dijo que controlaba al Tribunal Supremo por detrás, ese PP?», ha preguntado en respuesta la vicepresidenta primera y ha defendido que el único problema del CGPJ es que el PP se niega a renovarlo.

Calvo ha defendido que el Consejo de Estado es un órgano consultivo y que «en términos generales» siguen sus preceptos, al tiempo que ha sostenido que al Ejecutivo «no le suplanta ningún órgano» porque el Gobierno «es el órgano que sale directamente de las urnas».

Por su parte, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha asegurado este miércoles que la retirada de la Proposición de Ley que planteaba la opción de renovar del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por mayoría absoluta «estaba hablada» con Podemos y ha pedido al PP que no ponga «una excusa nueva» para desbloquear la negociación.

En su intervención en Foro SER Navarra, recogida por Europa Press, el titular de Justicia ha negado que exista «ningún problema» con su socio de gobierno a cuenta de esta decisión. «Veamos no el debate, la discusión sino los resultados. ¿Qué hay ruido y se puede exteriorizar? Sí, y no me preocupa. La cuestión es el resultado final, y hay un solo Gobierno», ha sostenido.

Así, y después de que los morados mostrasen su malestar con la decisión de Justicia, Campo ha instado al Partido Popular a que «se decida» y a que no pongan más obstáculos o «palitos en la rueda». «Entienda que hay un mandato constitucional. Yo mantengo que el pacto está completamente hecho», ha insistido.

En esta línea, el titular de Justicia ha pedido a la formación liderada por Pablo Casado que deje de «arroparse con la patria y el Estado» y que facilite el fortalecimiento de las instituciones mediante su renovación, puesto que no existe «alternativa» al desbloqueo.

A su juicio, la estrategia del PP, que se basa en ralentizar la «marcha del Estado», es una «forma de populismo» que debe ser erradicada. «La confianza de los ciudadanos está en cómo funcionan las instituciones. Con este debilitamiento y ruido, impiden la actuación del Estado», ha lamentado.

Preguntado por la valoración de la Comisión Europea, que este martes advirtió de la necesidad de una «reforma estructural» pactada entre las fuerzas políticas para que la mayoría de los vocales del órgano de gobierno de los jueces sean elegidos por sus pares, Campo ha afirmado que Europa considera que España «cumple los estándares del Estado de derecho».

«Yo he hablado con la vicepresidenta Jourova y Europa ha dado un primer mensaje que es renueven el CGPJ, un segundo mensaje que es renueven el CGPJ y un tercer mensaje: renueven el CGPJ», ha señalado el ministro.

En este contexto, Campo ha asegurado que Europa «no tiene nada que objetar al hecho de que se reduzcan las funciones» del CGPJ mientras este se encuentra en funciones porque es «algo incentivador para el pacto».

«Somos una democracia plena y se nos sitúa en las primeras cabezas del Estado de derecho y las democracias plenas», ha recordado Campo, que ha dicho que «entender» la ley que «limita los ámbitos competenciales» del CGPJ «como un castigo es un enorme error de percepción».

Asimismo, el ministro ha señalado que «puede haber opiniones de asociaciones judiciales que entienden» que los jueces «tienen que ser elegidos por los jueces». «Pero yo creo en la doble legitimación. Estamos confundiendo a la ciudadanía. Cuando el Congreso, el Consejo o el Senado eligen no eligen entre el cuerpo de jueces de 5.500 sino entre 50 que han elegido los jueces. Es bien diferente el tema», ha continuado.

Con todo, y pese al «ruido político», Campo ha recordado que él mismo ha ofrecido la posibilidad de reforzar el sistema de elección, aunque ha lamentado que siempre sea «el mismo partido el que bloquea» el CGPJ.

«En vez de potenciar los órganos constitucionales estamos apedreándolo. Puedo entender que un amplio sector de la judicatura quiera la elección directa, es legítima, pero no digamos que eso quiebra el Estado de derecho. Si nos comparamos a los países de nuestro entorno no desmerece en absoluto la actuación del Poder Judicial», ha zanjado.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Gobierno tacha de fascista el cartel de Vox contra los menas y lo denuncia ante la Fiscalía