El Gobierno tacha de fascista el cartel de Vox contra los menas y lo denuncia ante la Fiscalía

LA VOZ REDACCIÓN / AGENCIAS

ACTUALIDAD

Carmen Calvo, en la sesión de control al Gobierno
Carmen Calvo, en la sesión de control al Gobierno Juan Carlos Hidalgo | EFE

El partido de Abascal considera «totalitario» que se lleve ante la Justicia su propaganda electoral sobre los menores extranjeros no tutelados

05 jul 2021 . Actualizado a las 16:57 h.

El Gobierno salió este miércoles en tromba a atacar a Vox por la campaña desplegada en contra de los menores extranjeros no tutelados (menas). Los ministerios de Igualdad y Derechos Sociales denunciaron ante la Fiscalía lo que el Ejecutivo considera una «criminalización absoluta» y un «ataque racista». La titular de Derechos Sociales, Ione Belarra, calificó de «gravísima» la campaña que se ha instalado en algunas estaciones de cercanías y del metro de Madrid. La «amenaza del fascismo», según la ministra, vuelve a estar presente, por lo que consideró como una «urgencia» defender a la sociedad de estos «mensajes de odio».

«El odio, la xenofobia, la intolerancia y el racismo no tienen cabida en España y es una obligación del Gobierno proteger, dignificar y garantizar los derechos humanos de las personas que viven en el país», apuntó la titular de Igualdad, Irene Montero. «Vamos a estar ojo avizor para que a los menores extranjeros no les señalen fascistas como ustedes», le dijo el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, al diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, en una sesión de control en la que las vicepresidentas Carmen Calvo y Nadia Calviño tacharon de «repugnantes» y «xenófobos» los anuncios, que comparan el coste de la atención a menores inmigrantes con la pensión que recibe «tu abuela».

Ayuso y Casado se desmarcan

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, se desmarcó de esa campaña. «Ni siquiera lo que pone en el cartel es cierto», dijo. El líder del PP, Pablo Casado, lo calificó de «publicidad engañosa». El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, atribuyó sin embargo al «totalitarismo» y la «censura» las denuncias contra sus carteles de campaña en Madrid. «Hay algunos a los que les sale lo que llevan dentro, el totalitarismo y la censura. Les molesta que un partido explique a los madrileños lo que otros quieren ocultar, como la falta de seguridad en los barrios, indicó.