Vox y Podemos dinamitan la campaña electoral tras las amenazas recibidas por Iglesias

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Iglesias, minutos antes del comienzo del debate electoral en la Ser, que abandonó por la actitud de Monasterio
Iglesias, minutos antes del comienzo del debate electoral en la Ser, que abandonó por la actitud de Monasterio Jesús Hellín | EFE

El líder morado abandona un debate tras una bronca con Rocío Monasterio y la izquierda no debatirá más con el partido de Abascal por dudar de la veracidad de la carta con cuatro balas enviada al exvicepresidente del Gobierno

23 abr 2021 . Actualizado a las 22:24 h.

No habrá más debates. La campaña de las elecciones en Madrid estalló este viernes tras la carta amenazante recibida por el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que contenía cuatro balas, y la posterior bronca entre el exvicepresidente segundo del Gobierno y la representante de Vox, Rocío Monasterio, que reventó el debate organizado en la cadena Ser, al que no acudió la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. Iglesias había advertido ya de que abandonaría el plató si Monasterio no se retractaba de unas declaraciones previas en RNE en las que puso en duda la veracidad de la noticia sobre las misivas recibidas por el líder de Podemos y por el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez. «Del Gobierno ya no nos creemos nada», dijo.

«Levántese y lárguese»

«Si no se retracta, vamos a abandonar el debate», arrancó Iglesias. La candidata de Vox respondió que ella condenaba «todo lo que sea violencia», pero recriminó a Podemos no haber condenado los ataques con piedras a Vox en Vallecas. «Si usted es tan valiente, levántese y lárguese. Lárguese de este plató», añadió retadora. Ante ello, el líder morado se fue, acusando a la emisora de «blanquear a la ultraderecha» por permitir que Vox participara en el debate. Y, aunque la moderadora, Angels Barceló, trató de hacerle rectificar tomándolo de la mano y recriminando su actitud a Monasterio, Iglesias no cedió. «Me alegro, es donde tienes que estar, fuera del plató y fuera de la política española», siguió gritándole la candidata de Vox.

Después de que el socialista Ángel Gabilondo y la cabeza de lista de Más Madrid, Mónica García, censuraran duramente a Monasterio por su actitud, el debate prosiguió durante todo el primer bloque previsto, ya sin Iglesias, con los otros cuatro candidatos, incluido Edmundo Bal, de Ciudadanos. Pero tras el primer descanso, Gabilondo y García cambiaron de criterio y se sumaron al boicot de Iglesias a la candidata de Vox, renunciando a seguir debatiendo. «Lo ocurrido hoy supone un punto de inflexión que no puedo consentir. Abandono este lugar y llamo a los ciudadanos para que ganemos al odio en las urnas», dijo Gabilondo. Y también Mónica García indicó que no estaba dispuesta a compartir debate con Monasterio. En su caso, además, añadió posteriormente que no lo haría nunca más.