Clubhouse, la nueva red social que puso de moda las charlas de bolsillo

b. p. l. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La aplicación Clubhouse solo puede descargarse por invitación directa de un miembro
La aplicación Clubhouse solo puede descargarse por invitación directa de un miembro FLORENCE LO | Reuters

El éxito de la aplicación, que solo puede descargarse en dispositivos iOS mediante invitación, lleva a Facebook, Reddit y Spotify a desarrollar nuevas herramientas de audio

25 abr 2021 . Actualizado a las 09:33 h.

Después de la fiebre visual de las pantallas que explotó con el confinamiento, ha llegado el momento del audio. El auge de los pódcast y los audiolibros ha sido el paso previo para una nueva forma de ocio y comunicación que ha impulsado la nueva red social de moda: Clubhouse. Desarrollada hace menos de un año en California por el empresario de Silicon Valley Paul Davison y el exempleado de Google Rohan Seth, Clubhouse es un lugar donde poder asistir a charlas informales entre grupos de personas. Como apunta su propio nombre, se trata por ahora de un foro con cierta vocación selecta, ya que la aplicación solo se puede descargar mediante invitación de otro miembro. Y por el momento solo está operativa para dispositivos con el sistema iOS de Apple, aunque está previsto que llegue próximamente también a Android.

Personalidades como Elon Muso, fundador de Tesla y SpaceX; Mark Zuckerberg, de Facebook; la presentadora Oprah Winfrey y estrellas de la música como Drake y Kanye West ya están suscritos a esta plataforma, desde la cual entablan conversaciones en directo con sus comunidades. Los encuentros para charlar se desarrollan en salas de las temáticas más diversas y en las más populares es necesario unirse pronto para poder coger sitio, ya cada foro tiene un límite de 5.000 participantes.

El concepto del directo es clave para la identidad de Clubhouse, ya en esta red social no es posible grabar ni reproducir las charlas con posterioridad. Hay que escucharlas en tiempo real a medida que se producen y es posible levantar la mano virtualmente para pedir el turno de palabra si se desea intervenir. Esto contribuye a crear una idea de acontecimiento efímero que solo puede vivirse una vez, además de cumplir una función de compañía virtual, porque la experiencia se comparte simultáneamente con otras personas.

«A pesar de las restricciones de uso y acceso, Clubhouse se está posicionando y consolidando. Además, reúne una buena parte de características de éxito: los directos, los contenidos efímeros, el buenrollismo (aún no se han instalado haters ni trols), el diálogo constructivo y positivo y la apuesta por huir de la imagen y el vídeo», afirma en un comunicado Ferrán Lalueza, profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC.

Según datos de esta universidad, casi la mitad de los internautas españoles ya escuchan podcasts: un 47,1 % en el 2020, frente al 41,5 % en el 2019. Además, uno de cada tres usuarios de la Red consume audiolibros (un 32,2 % en el 2020, frente al 27 % del año anterior).

Aupada en el aislamiento y la saturación de las pantallas derivados de la pandemia, Clubhouse vuelve a una experiencia de ocio meramente auditiva, como la radio, que se puede disfrutar tanto en momentos de descanso como en ratos en los que los ojos y las manos están ocupados pero la mente está libre. «La experiencia es aquí y ahora, espontánea, en directo y sin poder recuperar la conversación, ya que no queda guardada», explica Miquel Pellicer, profesor colaborador de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC.

El número de usuarios de la aplicación, lanzada a principios del 2020, ha pasado de los 1.500 que tenían en mayo del pasado año a casi dos millones a nivel mundial en la actualidad. Pero el total global de descargas de la aplicación se acerca a los 16 millones a pesar de sus limitaciones, según Statista.

Su auge ya ha originado movimientos en el sector de las grandes tecnológicas. Hace apenas unos días, Facebook y Reddit dieron a conocer sus planes de introducir en sus redes sociales nuevos servicios de audio similares al que ofrece Clubhouse.