Clubhouse, la nueva red social que puso de moda las charlas de bolsillo

b. p. l. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La aplicación Clubhouse solo puede descargarse por invitación directa de un miembro
La aplicación Clubhouse solo puede descargarse por invitación directa de un miembro FLORENCE LO | Reuters

El éxito de la aplicación, que solo puede descargarse en dispositivos iOS mediante invitación, lleva a Facebook, Reddit y Spotify a desarrollar nuevas herramientas de audio

25 abr 2021 . Actualizado a las 09:33 h.

Después de la fiebre visual de las pantallas que explotó con el confinamiento, ha llegado el momento del audio. El auge de los pódcast y los audiolibros ha sido el paso previo para una nueva forma de ocio y comunicación que ha impulsado la nueva red social de moda: Clubhouse. Desarrollada hace menos de un año en California por el empresario de Silicon Valley Paul Davison y el exempleado de Google Rohan Seth, Clubhouse es un lugar donde poder asistir a charlas informales entre grupos de personas. Como apunta su propio nombre, se trata por ahora de un foro con cierta vocación selecta, ya que la aplicación solo se puede descargar mediante invitación de otro miembro. Y por el momento solo está operativa para dispositivos con el sistema iOS de Apple, aunque está previsto que llegue próximamente también a Android.

Personalidades como Elon Muso, fundador de Tesla y SpaceX; Mark Zuckerberg, de Facebook; la presentadora Oprah Winfrey y estrellas de la música como Drake y Kanye West ya están suscritos a esta plataforma, desde la cual entablan conversaciones en directo con sus comunidades. Los encuentros para charlar se desarrollan en salas de las temáticas más diversas y en las más populares es necesario unirse pronto para poder coger sitio, ya cada foro tiene un límite de 5.000 participantes.

El concepto del directo es clave para la identidad de Clubhouse, ya en esta red social no es posible grabar ni reproducir las charlas con posterioridad. Hay que escucharlas en tiempo real a medida que se producen y es posible levantar la mano virtualmente para pedir el turno de palabra si se desea intervenir. Esto contribuye a crear una idea de acontecimiento efímero que solo puede vivirse una vez, además de cumplir una función de compañía virtual, porque la experiencia se comparte simultáneamente con otras personas.