Diez años de la muerte de Bin Laden, la operación secreta que no acabó con Al Qaeda

esperanza balaguer NUEVA YORK / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

SULTAN DOGAR

La organización terrorista ha disminuido su influencia pero continúa activa

02 may 2021 . Actualizado a las 10:02 h.

En la mañana del 1 de mayo del 2011, los estadounidenses se levantaron sin noticias de Osama Bin Laden. El considerado autor intelectual de los atentados contra las Torres Gemelas y el hombre más buscado por los servicios de inteligencia del país se suponía desde hacía ya una década escondido en algún lugar de las montañas de Pakistán. Solo unos pocos sabían que a media tarde, la ciudad de Abbottabad, a 120 kilómetros de Islamabad, iba a ser el epicentro de la mayor historia del mundo. Un comando especial de las fuerzas armadas de la Marina estadounidense descendería en helicóptero sobre una mansión amurallada para localizar al objetivo y asesinarlo en el acto.

La operación de caza y captura del líder de Al Qaeda, de la que se cumple ahora una década, fue el secreto mejor guardado de la historia moderna de EE.UU. Una misión de alto voltaje político que implicó violar el territorio soberano de un supuesto aliado de Washington para hacerse con la cabeza del símbolo del terrorismo internacional.

Una vez completada la misión, el entonces presidente de EE.UU., Barack Obama, se dirigió en un mensaje a la nación desde la Sala Este de la Casa Blanca para anunciar la muerte de Bin Laden. «Se ha hecho justicia», proclamó el mandatario. El cadáver del terrorista fue lanzado desde un portaviones a un punto indeterminado del norte del Mar Arábigo. Nadie volvió a ver su cuerpo.