Una joven de 22 años okupa la casa de su vecina en Alicante al pensar que había muerto

Fue detenida por un supuesto delito de allanamiento de morada. Pensaba que su vecina había fallecido y pagó 500 euros a un hombre para que le abriera la puerta


Redacción

Una joven de 22 años ha sido detenida en Alicante por, presuntamente, okupar la casa de una vecina, de 81 años, al pensar que había fallecido tras llevar una temporada sin verla en el domicilio. Según la Policía Nacional, la víctima se encontraba fuera temporalmente para recibir tratamiento médico por una grave enfermedad y al regresar a su casa descubrió que alguien le había cambiado la cerradura y vivía dentro.

Los agentes del Grupo Operativo de Respuesta de la comisaría Norte de Alicante y de la UPR-Motos descubrieron que la vivienda se encontraba ocupada ilegalmente por una de las vecinas, quien se trató de justificar arguyendo que antes vivía con su madre en otro piso del mismo edificio y que la relación con ella se había vuelto insoportable.

Añadió que pensaba que su vecina había fallecido y que pagó 500 euros a un hombre para que le abriera la puerta del domicilio para ocuparlo ilegalmente.

Tras comprobar la titularidad de la vivienda y entrevistas con testigos, se corroboró la versión de la anciana y la joven, de nacionalidad española, accedió a desalojar la vivienda voluntariamente, tras lo cual fue detenida por un supuesto delito de allanamiento de morada. La vivienda se hallaba intacta y la detenida, sin antecedentes, fue puesta a disposición del juzgado de guardia, informa Efe.

La Policía Nacional ha enmarcado esta actuación dentro del incremento de su respuesta ante las ocupaciones de viviendas con la aplicación del «Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la ocupación ilegal de inmuebles», en vigor desde septiembre del 2020.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Una joven de 22 años okupa la casa de su vecina en Alicante al pensar que había muerto