Estados Unidos apoya la suspensión de las patentes de las vacunas contra el covid

J. V. L.

ACTUALIDAD

Katherine Tai, máxima representante de Comercio Exterior de Estados Unidos
Katherine Tai, máxima representante de Comercio Exterior de Estados Unidos Bill O'LearyPOOL

Los países ricos y principales productores se habían opuesto hasta ahora a medidas de este tipo. La OMS aplaude la solución que las farmacéuticas tildan de «simplista y decepcionante»

06 may 2021 . Actualizado a las 21:03 h.

El debate sobre la suspensión de las patentes de las vacunas contra el coronavirus con el objetivo de que puedan llegar al mayor número de personas en el mundo y en el menor tiempo posible acaba de dar un giro de 180 grados. La máxima representante de Comercio Exterior del Gobierno de Joe Biden, Katherine Chi Tai, colgó este miércoles en su cuenta de Twitter un comunicado en el que su muestra claramente partidaria de todo lo contrario a lo que hasta ahora venían defendiendo los países ricos y principales productores. «Estos tiempos y circunstancias extraordinarias piden medidas extraordinarias. Estados Unidos apoya la exención de la protección de la propiedad intelectual en las vacunas contra el covid-19 para ayudar a poner fin a la pandemia y participaremos activamente en las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio para que eso suceda».

El anuncio, aparte de provocar un hundimiento prácticamente inmediato de las acciones de Pfizer, BioNTech, Novavax y Moderna en la bolsa estadounidense, cambia por completo las expectativas de un movimiento respaldado fundamentalmente por países empobrecidas y en vías de desarrollo, así como de organizaciones internacionales integradas en la Alianza de Pueblos para la Vacuna (PVA), que llevan meses presionando para que los países ricos suspendan las patentes de los sueros contra el covid.

Hasta ahora más de 100 países, liderados por India y Sudáfrica, habían impulsado la iniciativa que Estados Unidos, Reino Unido, Japón y la Unión Europea mantienen bloqueada, con lo que el cambio de posición estadounidense podría tener un efecto más que significativo en el seno de la Organización Mundial del Comercio.