El peor accidente de metro en México, una tragedia anunciada

La línea 12 siempre fue polémica por los fallos en la construcción y la corrupción. Ahora puede cobrarse un víctima política: el ministro Marcelo Ebrard

El accidente se produjo al desplomarse una viga que sostenía un puente de la línea 12 del metro de México.
El accidente se produjo al desplomarse una viga que sostenía un puente de la línea 12 del metro de México.

bogotá / E. la Voz

El tiempo se paró el lunes en el sureste de Ciudad de México. Pasaban las diez y cuarto de la noche, cuando, en un suspiro, ocurrió la tragedia. Una viga que sostenía un paso elevado, sobre el que transita la línea 12 del metro, se derrumbó, haciendo colapsar el conjunto de la estructura.

Dos vagones quedaron suspendidos en el aire, en forma de uve, mientras el polvo y los escombros cubrían las calles aledañas. Decenas de vehículos quedaron atrapados. Al menos 23 personas murieron, y 70 resultaron heridas, en un incidente que ha vuelto a conmocionar a la capital mexicana, después del terremoto del 2017.

«Es una triste noticia. Enviamos nuestro pésame a los familiares de las víctimas de este accidente», dijo este martes el presidente, Andrés Manuel López Obrador, que respaldó la investigación del accidente por parte de alguna empresa de peritaje internacional. 

Ebrard, en el punto de mira

Todas las miradas se posaron sobre su ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, a quien le unen años de colaboración, después de que el canciller fuese secretario de seguridad pública de AMLO (como se conoce popularmente a López Obrador) cuando el actual presidente era alcalde de Ciudad de México entre los años 2000 y 2005.

El ahora líder de la diplomacia mexicana sucedió a AMLO como alcalde de la ciudad, e impulsó la línea 12 del metro, una obra de 1.800 millones de dólares que Ebrard inauguró poco antes de dejar su cargo, en octubre del 2012.

Desde entonces, la calidad de la construcción está en entredicho. La línea 12 apenas duró 16 meses abierta. El sucesor de Ebrard, Miguel Ángel Mancera, suspendió parcialmente su operación al haber encontrado irregularidades en su construcción, incluyendo «oscilaciones», que podrían generar un desastre.

Una empresa contratada para diagnosticar la calidad de la obra verificó, después, que la línea presentaba fallos en la planificación, el diseño y la construcción, aspectos que terminaban por sobrecargar las vías de una línea 12 del metro, que también fue objeto de investigación por corrupción de decenas de funcionarios encargados de la puesta en marcha del proyecto. El mismo Ebrard tuvo que defenderlo en el Legislativo, tras dejar el Gobierno capitalino.

El derrumbe de la estructura era una crónica anunciada. El terremoto del 2017 dejó secuelas en la obra. Vecinos de la zona donde se produjo el lunes el colapso habían alertado en varias ocasiones de desperfectos en la estructura tras el terremoto.

El opositor Partido Acción Nacional pidió que Ebrard «rinda cuentas ante la Justicia por su responsabilidad en los fallos en la construcción y mantenimiento» de la línea 12 del metro.

El ministro de Exteriores se puso este martes a disposición de las autoridades. «El que actúa con integridad no debe temer a nada, el que nada debe nada teme, pero yo estoy sujeto a lo que determinen las autoridades sobre los peritajes», señaló.

«No se va a ocultar nada», dijo por su parte López Obrador, prometiendo llegar al «fondo» de un accidente que puso de luto la capital mexicana.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

El peor accidente de metro en México, una tragedia anunciada