La violencia no cede en las calles de Colombia y suma 24 muertos

La ONU denuncia ataques de la policía a uno de sus equipos

Un agente observa el interior de un puesto policial en Bogotá atacado durante la noche del martes
Un agente observa el interior de un puesto policial en Bogotá atacado durante la noche del martes

bogotá / e. la voz

Aumentan los disturbios en Colombia en el contexto de las marchas contra el Gobierno del derechista Iván Duque. Durante las dos últimas noches se han producido duros enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden. Además, continúan los bloqueos de carretera, y se han producido ya desabastecimientos parciales en lugares como Cali, la ciudad donde se están registrando los mayores desmanes.

La Fiscalía colombiana contabiliza al menos 24 fallecidos en una semana de manifestaciones. El estamento policial es el sospechoso de las muertes en, al menos, 11 de esos casos, en medio de denuncias generalizadas por uso de munición real, violaciones de derechos humanos por parte de los uniformados, incluidos casos de abuso sexual.

Buena parte de la comunidad internacional ha pedido a Colombia, estos días, que modere el uso de la fuerza contra los manifestantes. La ONU denunció este miércoles, además, que uno de sus equipos recibió disparos y agresiones por parte de la policía del país.

Agresiones a agentes

El Gobierno denuncia, por su parte, violencia contra los agentes. Un hotel donde descansaban policías fue incendiado en Cali y, en Bogotá, un grupo de personas quemó el martes por la noche un puesto policial con una decena de agentes dentro. Cinco oficiales resultaron heridos.

«Las escenas de dolor, rabia y violencia que vimos anoche son inadmisibles. Pero ¿primero acorralar, luego encerrar, luego incendiar, contemplar a seres humanos quemándose y cuando logran salir, además, correr tras ellos a golpearlos? ¿Qué es eso? Toda violencia debe parar ya», reclamó la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

La Fiscalía relacionó este miércoles los actos violentos con comandos de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, disidencias de las antiguas FARC y grupos narcotraficantes.

En esa idea ahondó el presidente Duque, que se refirió a la presencia de «vándalos, criminales y terroristas de baja intensidad» mimetizándose en la protesta social. El Gobierno se va a reunir la próxima semana con buena parte de los sectores sociales, en un diálogo con el que se pretende reducir la tensión. Duque debatirá el lunes con el Comité de Paro, en una cita clave.

El presidente colombiano, además, ofreció ayer una recompensa de unos 2.200 euros a las personas que presenten información sobre los autores intelectuales de los saqueos y los disturbios.

Duque retiró el pasado domingo la polémica reforma tributaria, foco inicial de protesta, que ampliaba la base de cotización de la ciudadanía e imponía el IVA en productos y servicios básicos, pero quienes se manifiestan en la calle continúan llamando a más movilizaciones hasta conseguir una serie de objetivos, que incluyen el establecimiento de una renta básica universal.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

La violencia no cede en las calles de Colombia y suma 24 muertos