Tres años de choques y avisos entre Rabat y Madrid con el flujo migratorio como arma

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD · Exclusivo suscriptores

Los desencuentros marcan la relación de Sánchez con Marruecos

19 may 2021 . Actualizado a las 10:28 h.

Desde que Pedro Sánchez se convirtió en presidente del Gobierno en junio del 2018 —primero en solitario con el apoyo de la bancada socialista y de los socios de la moción de censura contra Mariano Rajoy y, desde enero del 2020, en coalición con Unidas Podemos—, la siempre delicada relación entre España y Marruecos ha estado marcada por una serie de desencuentros y choques, con el Sáhara Occidental y el flujo migratorio como principales causas de la creciente tensión.

primer tropiezo

Viaje oficial a París en lugar de a Rabat. No empezó bien Pedro Sánchez su andadura diplomática con Rabat. Tradicionalmente, el primer viaje oficial del presidente del Gobierno español cuando se estrena en el cargo es a Marruecos, para fijar como prioridad absoluta su relación de buena vecindad. Sin embargo, Sánchez prefirió dejar su visita oficial a Rabat para el segundo semestre y debutó con un viaje a París y Berlín, para entrevistarse con Macron y Merkel. Paradójicamente, el tema a tratar fue la presión migratoria en las fronteras de la UE.

gesto de trump

Reconocimiento del Sáhara Occidental como territorio marroquí. Al final de su mandato, el presidente estadounidense Donald Trump reconoció el Sáhara Occidental como territorio soberano marroquí tras el establecimiento de relaciones entre Marruecos e Israel (gracias a los llamados acuerdos Abraham). Rabat presiona desde entonces a la Unión Europea para que se sume a las tesis «realistas» de Washington sobre el Sáhara Occidental, aunque Berlín, en la línea de Madrid, se resiste a dar este paso. Por ahora, Biden tampoco ha movido ficha para revertir esta medida de su antecesor.