Laura Duarte, líder de Pacma: «No hay una manera ética de criar animales para consumirlos»

Bibiana Villaverde
bibiana villaverde VIGO / LA VOZ

ACTUALIDAD

La número uno nacional del partido animalista, nacida en Mos, es vegetariana desde los 12 años, y cree que más gente lo sería si hubiera más opciones. Y se defiende: «No somos urbanitas»

25 may 2021 . Actualizado a las 00:37 h.

«Todo empezó cuando asocié que los animales con los que jugaba en Mos, de niña, eran los mismos que mis vecinos iban a matar para comerlos. En mi cabeza algo hizo clic». Laura Duarte (Vigo, 1986) se enfrentó a este dilema con 10 años, a los 12 dejó de comer carne y pescado. A los 18 se hizo vegana, no come tampoco huevos ni derivados animales. «Empecé por apartar los trocitos en el plato y luego ya rechazaba comida que tuviera carne animal. Fue una evolución y nunca fue un problema. En casa, mis padres lo entendieron».

Duarte es, desde hace dos años, la líder nacional del partido Animalista PACMA. Una organización que ha conseguido que se prohíba el Toro de la Vega y que aplaude la reciente abolición de la caza del lobo, aunque con desconfianza. Pero su filosofía va más allá. «Somos personas que tenemos un interés especial en los animales, los vemos como seres parecidos a nosotros, que sienten como nosotros. Es un proceso personal pasar de preocuparte por los animales a la decisión que más implicaciones tiene, que es no consumirlos».

Ser vegetariano, o vegano, es la meta, según esta mosense que estudió periodismo y que acabó dejando su trabajo para implicarse más en el día a día del partido. Duarte cree que ya se ha iniciado el cambio cultural, sobre todo en las nueva generaciones. «Los jóvenes están empujando mucho», asegura. Un cambio que, según explica, supone acabar con la desconexión que hay entre ver a los animales y el filete en el plato. «El hecho de criar animales para su consumo va de la mano con que los animales no están bien tratados, aunque hay grados y grados de maltrato. En las macrogranjas el trato es terrible pero no hay una manera ética de criar animales para su consumo. El propio hecho de criar a un animal para luego matarlo es contrario a la ética».