Sánchez advierte a Marruecos de que España es «su mejor aliado» ante la Unión Europea

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión del Consejo Europeo celebrado este lunes en Bruselas
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión del Consejo Europeo celebrado este lunes en Bruselas FRANCISCO SECO

Agradece la «respuesta contundente» de Bruselas en la crisis de Ceuta y exige «respeto» a las fronteras

25 may 2021 . Actualizado a las 09:19 h.

Aunque la situación se va normalizando en Ceuta tras la masiva llegada irregular de inmigrantes de la pasada semana, los Gobiernos de España y Marruecos mantienen el pulso en torno a la crisis diplomática. Mientras Rabat trata de evitar que la Unión Europea intervenga en favor de España y culpa al Gobierno de Pedro Sánchez de haber provocado una crisis «bilateral», el Ejecutivo español intenta reconstruir la relación con el país vecino, pero dejando claro a Marruecos que cuenta con el apoyo de la Unión Europea y que España es el mejor amigo de Rabat en ese foro.

«No hay mejor aliado dentro de la Unión Europea que España para defender los intereses estratégicos tan importantes para Marruecos y tan necesarios para la Unión Europea», dijo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión del Consejo Europeo de Bruselas. Fuentes del Ejecutivo fueron incluso más directas y vincularon las ayudas económicas que pueda recibir Marruecos de la Unión Europea a su comportamiento en este asunto, tal y como ya hizo el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell.

Sánchez es partidario de no tensar más la cuerda y resolver el conflicto sin necesidad de que la Unión Europea aplique ninguna medida que pueda agravar la crisis. Afirmó que la relación de España con Marruecos es «estratégica» y que quiere tener «una relación lo más constructiva posible». Pero advirtió de que las relaciones de vecindad que pueda tener la Union Europea y, por tanto España, con Marruecos, «se tienen que basar en dos pilares: el primero es la confianza y el segundo es el respeto a las fronteras europeas y españolas de Ceuta y Melilla».