La ayuda de Dinamarca a EE.UU. para espiar a aliados políticos sacude Europa

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Macron y Merkel, durante su comparecencia tras el consejo de ministros bilateral
Macron y Merkel, durante su comparecencia tras el consejo de ministros bilateral michael sohn | reuters

Tanto la OTAN como la Comisión Europea se desvincularon de la actuación

01 jun 2021 . Actualizado a las 08:43 h.

El supuesto consentimiento de la inteligencia de Dinamarca a que Estados Unidos usara sus cables de telecomunicaciones para practicar el «espionaje amigo» ha colocado bajo presión a los servicios secretos de este país, del que reclaman explicaciones Francia y Alemania, países afectados por esas escuchas. Mientras, la OTAN se desvinculó este lunes del caso, al igual que la Comisión Europea, que dejó claro que los Estados miembros son los responsables de supervisar sus servicios secretos nacionales.

«El caso se remonta a hace años. Pero si la información es cierta no es aceptable, menos aún entre aliados europeos», dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, tras sus consultas bilaterales en formato virtual con la canciller alemana, Angela Merkel, cuyo teléfono estuvo durante años sometido a escuchas por EE.UU., según se supo en el 2013.

«Lo que dije entonces sigue vigente ahora. No puede haber espionaje entre amigos», afirmó la canciller, tras suscribir lo dicho por Macron, sobre un escándalo que, en su día, sacudió las relaciones entre Berlín y Washington. Entre socios, más entre socios europeos, «no puede haber espacio para la sospecha», añadió el francés, quien indicó que su país ya ha reclamado de Dinamarca «información completa» y está a la espera de respuestas.