Un apagón general de Internet es imposible, según los expertos

Los especialistas advierten de que fallos parciales como el ocurrido este martes son esperables


redacción /la voz

La caída a nivel mundial del servidor de Fastly que tuvo lugar el pasado martes e interrumpió durante una hora la respuesta de diversas páginas web y plataformas ha hecho saltar las alarmas sobre la fragilidad de Internet y la posibilidad de que un fallo de un solo servidor pueda dar lugar a una interrupción generalizada y duradera. Los expertos desmienten que un fallo global en toda la Red pueda suceder. El profesor del Máster en Ciberseguridad en Comillas ICAI, Javier Jarauta, indica que Internet está diseñado para ser una red de redes por lo que es «prácticamente imposible» que se pueda dar un apagón global, pero sostiene que sí se pueden dar apagones locales y parciales.

Este experto, consultado por Europa Press, pone de relieve que incluso en tecnologías «más maduras», como la energía eléctrica, se dan apagones «por fallos en la red o por circunstancias naturales que no se pueden controlar», por lo que un apagón parcial en Internet es algo que cabe esperar.

La propia concepción de Internet como una red ya contempla que los fallos pueden existir en algún punto del sistema y que la información debe buscar entonces rutas alternativas. Juan José Nombela, director del Área de Ciencias de la Computación y Tecnología de Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), explica a Europa Press: «Se puede caer un servicio, como una red de distribución de contenidos (CDN) usada por diversos proveedores, pero esto solo afectará a sus clientes y no se produce un efecto en cadena o efecto dominó. Es muy difícil que se produzca un apagón global porque no existe un único punto de fallo por el que pase toda la información y existen diferentes proveedores», agrega Nombela en declaraciones a Europa Press.

Las razones que pueden dejar sin servicio a una parte de la Red van desde los desastres naturales a los fallos técnicos, los fallos humanos («muy habituales», puntualizan los expertos) y los cada vez más frecuentes ciberataques.

Las consecuencias de estas caídas parciales son «fallos de disponibilidad temporales y, en los casos más graves, pérdida de información con los costes y el impacto en la reputación que ello implica», indica el experto de la UNIR. Generalmente las empresas cuentan con planes de contingencia que contemplan estos escenarios y evitan la pérdida de información importante.

Infraestructuras críticas

La auténtica gravedad de estos fallos o de un posible ciberataque reside en la posibilidad de que se vean afectadas infraestructuras críticas de sectores como el eléctrico, nuclear, aguas y transportes aéreos y terrestres, puesto que, más allá del impacto económico, la parada del servicio podría traducirse en pérdida de vidas humanas.

Para este fin existe una Ley de Infraestructuras Críticas a nivel europeo y a nivel nacional «muy exigente y muy importante, señala Javier Jarauta, que especifica cuáles son los «doce sectores críticos que existen para la sociedad actual» y donde es preciso aplicar «medidas paliativas y protectoras».

«Generalmente, los sistemas se suelen recuperar de este tipo de fallos en menos de una hora. También podría ser más grave si se tratase de un ciberataque con éxito a diferentes proveedores al mismo tiempo», añade Juan José Nombela.

Los expertos advierten que la única forma de evitar fallos como el ocurrido el martes es la prevención y la detección temprana, así como contar con más de un proveedor para posibles contingencias graves.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Un apagón general de Internet es imposible, según los expertos