Condenado un padre que consintió que su hija tuviera 611 faltas de asistencia al colegio

El progenitor admitió los hechos ante la jueza y aceptó tres meses de prisión


ourense / la voz

La educación es un derecho que asiste a todos los niños y no velar porque un hijo menor de edad vaya al colegio puede ser constitutivo de un delito. Sobre todo, si el problema se alarga en el tiempo, como ocurrió con un caso que este miércoles llegó a la sala de vistas del Juzgado Penal dos de la capital ourensana. En el banquillo de los acusados se sentó Francisco J. J., a quien la Fiscalía de Ourense imputaba un delito de abandono de menores, motivado por la ausencia reiterada, y durante varios cursos, de su hija al colegio. El investigado no se molestó en negar los cargos, sino que los admitió y las partes llegaron a un acuerdo de conformidad.

Los hechos que dieron lugar a este caso se remontan al curso del 2017, cuando la menor tenía 13 años. En ese período lectivo la niña, que estaba escolarizada en el CEIP Terras de Maside, comenzó a faltar a sus clases, contabilizando sus profesores un total de 260 ausencias que no fueron justificadas por sus padres. La situación se repitió finalizado ese tiempo escolar e iniciado el curso del 2018-19. De acuerdo con el informe que hizo sobre el caso la Fiscalía de Ourense, en base a los datos aportados desde el propio colegio, entre los meses de septiembre y junio se volvió a constatar de nuevo que la chica faltaba al colegio, contabilizándose hasta 234 faltas por las que tampoco hubo explicación alguna por parte de los tutores legales.

Ya en el curso siguiente, el del 2019-20, el problema se mantuvo, ya que solo durante el primer trimestre las faltas de asistencia de las que dieron cuenta los profesores de la joven ascendieron a 117. En el mes de enero la Fiscalía decidió tomar cartas en el asunto y presentó acusación contra el padre. «Incumpliendo los deberes de asistencia y cuidado a los que están obligados los padres respecto de sus hijos menores de edad, y con pleno conocimiento, consintió que A. no asistiera regularmente a las clases en ese centro de enseñanza, presentado un importante absentismo escolar», recogía el escrito de conclusiones provisionales, que este miércoles se dio por bueno en el juicio.

No tuvo este, por tanto, que dar explicación alguna sobre los motivos por los que había consentido que su hija acumulara 611 faltas, pero sí tendrá que hacer frente a la responsabilidad penal. Aceptó tres meses y medio de cárcel, si bien la Fiscalía ya se mostró en la vista favorable a que se le suspenda la pena y no tenga que ir a la prisión.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Condenado un padre que consintió que su hija tuviera 611 faltas de asistencia al colegio