El encuentro entre Sánchez y Biden se reduce a un paseo de 20 metros y 45 segundos en un pasillo

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Gobierno afirma que en menos de un minuto hablaron de los lazos militares, la actualización del acuerdo bilateral y la situación en Latinoamérica, y tuvo tiempo además de felicitar al estadounidense por su «agenda progresista»

14 jun 2021 . Actualizado a las 20:40 h.

El anunciado encuentro entre el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente norteamericano, Joe Biden, se quedó finalmente en un recorrido de poco más de 20 metros y apenas 45 segundos por el pasillo durante la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Bruselas. Estados Unidos no incluye este breve contacto entre los dos dirigentes en la agenda oficial de los encuentros mantenidos por su presidente.

En las imágenes se puede observar cómo Sánchez busca a Biden y se acerca a él tras la foto oficial con todos los dirigentes de la cumbre y camina durante unos segundos a su lado dirigiéndose al presidente de Estados Unidos, que parece permanecer en silencio tras su mascarilla y mirando al frente. El propio Biden pone fin al contacto alargando el brazo, tocando la espalda de Sánchez y dirigiéndole unas palabras.

«No tengo un cronómetro», dijo Sánchez al término de la cumbre al ser cuestionado sobre la brevedad de ese encuentro, aunque aseguró que fueron «un poco más» de los 20 segundos por los que se le preguntó. Pese a ello, afirmó que en la «breve conversación» le dio tiempo a hablar sobre el reforzamiento de los «lazos militares» entre ambos países y plantear la actualización del acuerdo bilateral. Además, trasladó a Biden sus impresiones sobre la situación en Latinoamérica tras su gira por ese territorio. Según indicó, le comunicó su preocupación sobre la situación migratoria y económica de esa región a causa de la pandemia del coronavirus. Y tuvo tiempo incluso, en menos de un minuto, de felicitar al norteamericano por su «agenda progresista» que, según dijo, ha inspirado a su propio Gobierno.