IU rechaza que España sea la sede de la cumbre de la OTAN en 2022 y Podemos lo cuestiona

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante la rueda de prensa conjunta ofrecida el pasado lunes en el marco de la cumbre de la OTAN
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante la rueda de prensa conjunta ofrecida el pasado lunes en el marco de la cumbre de la OTAN HORST WAGNER

González Laya asegura que Sánchez y Biden hablaron por separado al margen de su charla en el pasillo de la sede de la Alianza

16 jun 2021 . Actualizado a las 08:40 h.

La elección de España como sede de la próxima cumbre de la OTAN, celebrada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como una oportunidad de que los socios de la Alianza Atlántica muestren «cohesión y visión de futuro», ha generado sin embargo un nuevo encontronazo en el seno del propio Gobierno de coalición español. Unidas Podemos no solo no comparte el entusiasmo del presidente por la designación, sino que uno de sus miembros, Izquierda Unida, se opone a que Madrid sea la sede de esa cumbre en el 2022. Su portavoz, Sira Rego, mostró el «firme rechazo» de la formación al anuncio realizado por el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, y por el propio Sánchez. IU asegura en un comunicado que la OTAN es «claramente un instrumento de guerra» y que «existen prioridades inaplazables más relevantes que ejercer de país anfitrión de un cónclave de esta naturaleza».

El diputado de En Comú Podem y secretario primero de la Mesa del Congreso, Gerardo Pisarello, señaló también que su partido considera que la Alianza «no es el tipo de institución de defensa» que se debería tener y, por lo tanto, no es una medida que en su partido «celebren». El diputado de Unidas Podemos Jaume Asens indicó que su grupo se enteró «por la prensa» de esa designación y advirtió incluso de que no es «suficiente» que el acuerdo de «seguridad y bilateral» para que España albergue en 2022 la cumbre de la OTAN, a la que consideró «obsoleta», se pacte entre los dos socios de Gobierno, sino que es necesario que lo ratifique la mayoría que apoya al Ejecutivo en el Congreso.

 Estados Unidos solo confirma un contacto

El nuevo conflicto en el Gobierno llega cuando aún no se han apagado los ecos por la brevedad del contacto entre Pedro Sánchez y el presidente norteamericano, Joe Biden, en la cumbre de la OTAN, después de que el Ejecutivo hubiera anunciado una reunión ente ambos. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aseguró que el diálogo no se limitó a los pocos segundos que se muestran en las imágenes, porque antes de ese recorrido por un pasillo y de la foto de familia todos los líderes estuvieron treinta minutos «solos y fuera de las cámaras» en los que, según afirmó, «el presidente del Gobierno y el presidente de Estados Unidos tuvieron ocasión de departir». En ese encuentro estaban también la alemana Angela Merkel o el francés Emmanuel Macron, entre otros dirigentes. Sánchez, sin embargo, no hizo alusión a ese otro supuesto contacto en su comparecencia posterior a la cumbre, en la que solo se refirió a que la «breve conversación» con Biden mientras ambos caminaban duró «algo más» de 20 segundos.