Sánchez vincula los indultos a la recuperación y pide al PP que los apoye

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Pedro Sánchez y el presidente del Cerde d'Economía, Javier Faus, se saludan este viernes en Barcelona
Pedro Sánchez y el presidente del Cerde d'Economía, Javier Faus, se saludan este viernes en Barcelona DAVID ZORRAKINO | Europa Press

Prepara el escenario para la aprobación de la medida de gracia y la enmarca en un giro positivo en lo económico, político y sanitario

19 jun 2021 . Actualizado a las 11:01 h.

Las jornadas organizadas por el Círculo de Economía en Barcelona se han convertido en un desfile de apoyos a la decisión del Gobierno de indultar a los presos del procés y en el escenario propicio para que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se cargue de razones antes de aprobar la medida de gracia, muy probablemente el próximo martes. Después de obtener el respaldo de toda la cúpula empresarial catalana, y hasta del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, aunque este matizara luego sus declaraciones, Sánchez clausuró este viernes las jornadas del Círculo agradeciendo esos apoyos, que se suman a los de los sindicatos y de los obispos catalanes, pidiendo al PP que se sume a lo que considera un consenso mayoritario en torno a la necesidad del «diálogo y el acuerdo» como única solución al conflicto catalán.

Sánchez está convencido de haber dado la vuelta a una opinión pública que en los sondeos se manifiesta mayoritariamente contraria a los indultos. Y se prepara ya para el momento de su aprobación. De hecho, lejos de esconderla, pretende enmarcar esa decisión en un cúmulo de buenas noticias que ofrezcan la imagen de que se abre un nuevo ciclo positivo en la legislatura. En lo político, en lo económico y en lo sanitario. Por eso, eligió su intervención en Barcelona para anunciar el fin del uso de la mascarilla en espacios abiertos a partir del 26 de junio y aseguró que España va a superar «todas las previsiones» de crecimiento de su PIB. «Esta vez los optimistas van a acertar y hasta puede que se queden cortos», indicó. Y, en un discurso centrado en la economía, pero plagado de guiños políticos, vinculó la concesión de los indultos a la recuperación de la prosperidad.

 «La discordia es un lastre»

Según Sánchez, «la concordia es también un valor económico», mientras que «la discordia partidista o territorial también es un lastre económico». «La incitación al frentismo, al odio, empobrece al conjunto de la sociedad», sostuvo, en un mensaje dirigido al independentismo más reacio al diálogo con el Gobierno, pero principalmente al PP, contrario a los indultos. «Debemos volver al punto donde dejamos de hablarnos, debemos encontrarnos y reencontrarnos, porque hay muchas más cosas que nos unen que nos separan, ya que España no puede permitirse un desacuerdo estéril», insistió Sánchez para defender su voluntad de negociar con los independentistas en una mesa bilateral.